Torre de agua de PLEXIGLAS® por Tom Fruin en Nueva York

© Matthew Pugliese

La torre de agua más colorida de Nueva York

Tom Fruin ha convertido una antigua torre de agua en una moderna obra de arte. Para ello, el artista utilizó cerca de 1.000 restos de PLEXIGLAS® de múltiples colores.

El Brooklyn Bridge Park de Nueva York ofrece una vista sensacional del paisaje urbano de Manhattan. Algo ya de por sí impresionante, pero que se vuelve aún más fascinante gracias a una torre especial: un depósito de agua que no está hecho de hormigón o madera, sino revestido de PLEXIGLAS® de colores o, para ser más precisos, de ACRYLITE®, el nombre con el que se comercializa PLEXIGLAS® en el continente americano.

Arte que representa el entorno

Un producto, dos marcas

Evonik fabrica su cristal acrílico de calidad en todo el mundo. Mientras que en Europa, Asia, África y Australia este es distribuido bajo el nombre comercial de PLEXIGLAS®, en el continente americano la marca se llama ACRYLITE®.

Esta obra de arte ha sido diseñada por Tom Fruin, un artista neoyorquino que trabaja desde hace décadas con materiales reciclados. “Hace 20 años, cuando me mudé a Nueva York, buscaba materiales que se pudieran encontrar en cualquier punto de la ciudad para así poder entender mejor mi entorno”, comenta Fruin. En un principio, el artista realizó colchas y banderas de estos materiales en estilo patchwork para recordar la artesanía tradicional americana. Finalmente, sus obras pasaron de ser pequeñas decoraciones de muros a convertirse en instalaciones arquitectónicas de gran envergadura. “Con la paleta limitada de materiales encontrados consigo representar óptimamente la ciudad que alberga mi escultura”, señala el artista aludiendo a su motivación. “Mi inspiración es la ciudad y sus habitantes. Por eso, me parece lógico utilizar materiales propios del entorno”.

La parte colorida del paisaje urbano

PLEXIGLAS® ofrece los colores más dinámicos e interesantes para mis obras de arte.

Tom Fruin
artista

Para la torre de agua situada sobre el tejado del edificio principal del Bridge Park de Brooklyn, Fruin utilizó cerca de 1.000 restos de cristal acrílico de calidad de Evonik. “PLEXIGLAS® ofrece los colores más dinámicos e interesantes para mis obras de arte, permitiéndome representar la vitalidad y la diversidad de colores de la ciudad”, apunta Fruin. Ello se debe a que este excelente cristal acrílico puede colorearse con gran precisión, por lo que está disponible en muchos colores distintos y, además, con distintas superficies. Por eso, Fruin utilizó muchas variantes distintas de PLEXIGLAS® para la torre de agua; desde GS y XT, pasando por Textures y muchos otros trozos restantes de la producción de este cristal acrílico de calidad. Entre los grises edificios del paisaje urbano de Brooklyn, la escultura llama la atención especialmente por sus brillantes colores.

La escultura es parte de la serie ICON, en la que Fruin convierte construcciones que hasta entonces pasaban desapercibidas en coloridas obras de arte y en la que, además de las torres de agua, también transforma pequeñas casas y molinos de viento. “Espero que las personas que vean mi trabajo vivan una experiencia única y aprecien más y de forma más consciente el entorno que las rodea”, agrega Fruin. En la actualidad, las instalaciones pueden ser vistas en distintas ciudades del mundo, como Jeju (Corea del Sur) y Viena.

Chapas de acero y PLEXIGLAS®

Fruin fabrica todas sus instalaciones con cristal acrílico y bastidores metálicos. Para fijar las planchas de PLEXIGLAS® a los bastidores de acero que las separa, el artista ha desarrollado una técnica propia. En primer lugar, corta a láser la forma deseada en una plancha de acero y atornilla manualmente las distintas planchas entre sí. A continuación, encaja el PLEXIGLAS® en la abertura que se ha generado. De esta forma construye no solo fachadas para sus obras de arte, sino también detalles tales como escaleras o prácticas claraboyas.

Entretanto, ya son cuatro las esculturas de Tom Fruin que decoran Brooklyn. / © YouTube/Brooklyn Daily Eagle

Una verdadera atracción, de día y de noche

El metal negro crea un fuerte contraste con las planchas de colores de PLEXIGLAS®. No obstante, estos no solo brillan en múltiples colores con luz natural. Es más: de noche es cuando la torre de agua despliega todo su potencial, siendo iluminada desde dentro. Al igual que en la utilización de materiales reciclables, Fruin también hace hincapié en el aspecto de la sostenibilidad en el área de la iluminación. Las baterías solares utilizadas acumulan energía durante el día y la entregan de noche a los reflectores instalados en la base de la torre. A pesar de ello, las luminarias no son visibles desde fuera, ya que PLEXIGLAS® permite el paso de la luz pero no es totalmente transparente. Gracias a la buena conductividad de la luz de PLEXIGLAS®, la luz se distribuye de manera uniforme por toda la superficie de la torre de agua, generando así un impresionante juego de colores frente al sobrecogedor paisaje urbano de Manhattan.