Submarino LULA1000 con buceador

© Stiftung Rebikoff-Niggeler

Rastreando criaturas de las profundidades marinas en submarino

Es muy poco lo que se sabe acerca de los calamares gigantes. Ahora, dos investigadores de la Fundación Rebikoff-Niggeler han emprendido la búsqueda de estos misteriosos seres con un submarino dotado de una cúpula de observación de PLEXIGLAS®.

Desde hace cientos de años, el calamar gigante es objeto de múltiples leyendas. Los cazadores de ballenas hablaban de tentáculos que estrangulaban a los cachalotes y que dejaban marcas en la piel de las ballenas durante la lucha con estos cetáceos. Asimismo, en la mitología noruega se relatan historias de monstruos gigantes capaces de hundir embarcaciones completas. En la actualidad aún se sabe muy poco acerca del legendario calamar gigante architeuthis. Por ello, el equipo de investigación del LULA1000 se ha propuesto encontrar a este animal.

En busca de una criatura mítica

Solo una mínima parte de  las profundidades del océano han sido exploradas, por lo que la mayoría de las criaturas que allí habitan aún se desconocen total o parcialmente. Sobre los calamares gigantes no sabemos qué edad pueden alcanzar, cómo se reproducen, ni tampoco cómo se defienden contra los cachalotes, sus mayores enemigos. Desde hace algún tiempo, diversos equipos internacionales de investigación intentan esclarecer estos misterios estudiando al molusco gigante en su hábitat natural.

Casi 20 metros de largo

En julio de 2012, un equipo japonés obtuvo los primeros logros al conseguir atraer a un ejemplar con un cebo y filmarlo durante algunos minutos. El animal tenía tan solo tres metros de largo, puesto que le faltaban los dos tentáculos con los que normalmente captura a sus presas. La determinación del tamaño de estos animales sigue siendo una tarea difícil, ya que hasta ahora solo se han conseguido medir ejemplares muertos. Ello no permite sacar conclusiones precisas acerca de su tamaño en vida, debido a que los calamares pertenecen al filo de los moluscos, animales de consistencia blanda. No obstante, se estima que pueden llegar a medir hasta 16 metros.

Una cúpula de observación invisible de PLEXIGLAS®

LULA1000 es el nombre de un submarino con el que los investigadores emprenden la búsqueda de calamares gigantes. Lula es una palabra portuguesa que en español significa “calamar”. Este submarino de la Fundación Rebikoff-Niggeler ha sido diseñado especialmente para la filmación y la investigación en aguas profundas y puede sumergirse a una profundidad de hasta 1.000 metros. Los calamares gigantes habitan en esta región de absoluta oscuridad, razón por la que poseen unos ojos extremadamente sensibles a la luz y del tamaño de una pelota de voleibol.

PLEXIGLAS® era el mejor producto en el mercado para nuestros propósitos

Joachim Jakobsen
Diseñador de submarinos

El avistamiento de calamares gigantes es posible gracias a una cúpula de PLEXIGLAS® fabricada y moldeada por Evonik. El contacto entre la Fundación y Evonik se produjo a través de la fabricación de la cúpula de observación de PLEXIGLAS® –el “núcleo del submarino”, en palabras de Joachim Jakobsen. El cristal abombado fabricado por Evonik fue diseñado ajustándose a las necesidades del proyecto hasta en el más mínimo detalle. “Puesto que el objetivo era filmar un architeuthis en su hábitat natural, las excelentes propiedades ópticas de PLEXIGLAS® –unidas a su alto grado de seguridad– fueron un factor decisivo. Cuando nos sumergimos, la cúpula de observación prácticamente desaparece”. Así describe el científico su impresión durante los trabajos de filmación bajo el agua.

La fabricación de esta cúpula fue un reto también para Evonik. El PLEXIGLAS®, producido por el área comercial Acrylic Products, debía ser transformado sin perder sus propiedades ópticas . Esto se consiguió mediante la aplicación de calor y presión. El trabajo de desarrollo fue supervisado por representantes de Germanischer Lloyds SE, quienes a continuación certificaron el procedimiento. Este proceso especial de fabricación hace que la cúpula de 14 centímetros de espesor sea prácticamente invisible bajo el agua, lo que permite filmar vídeos de alta resolución a gran profundidad sin ningún tipo de distorsión. Además, la cúpula de observación de PLEXIGLAS® también es extremadamente resistente, ya que debe soportar la enorme presión existente bajo el agua.

Blick aus der Sichtkuppel des U-Boots LULA1000

La cúpula de observación de PLEXIGLAS® del LULA1000

Para el LULA1000 se moldeó un bloque de PLEXIGLAS® de aproximadamente 1.000 kilogramos. La cúpula de 1,40 metros de diámetro posee una forma convexa que ofrece un ángulo visual de 150 grados y tiene un espesor de tan solo 14 centímetros en su parte más fina. A 1.000 metros de profundidad existe una presión de 1.000 toneladas por metro cuadrado, una presión que el cristal no podría resistir. La plancha de PLEXIGLAS® fue elaborada por Heinz Fritz Kunststoffverarbeitung, empresa especializada en la transformación de plásticos.

© Stiftung Rebikoff-Niggeler

El primer rastro durante la primera inmersión

Nada más efectuar su primera inmersión, el LULA1000 atravesó una nube de tinta amarillenta de varios metros de altura que –según la opinión unánime de los expertos– solo podía proceder de un architeuthis. No obstante, desde entonces este animal veloz e inteligente no ha podido ser avistado. ¿Un fracaso? Todo lo contrario: el LULA1000 ha capturado horas y horas de material fílmico de alta calidad de las profundidades marinas, ha registrado una gran cantidad de especies hasta ahora desconocidas, ha descubierto un arrecife de coral vivo de aguas frías e incluso ha hallado un submarino alemán de la Segunda Guerra Mundial que yace hundido a una profundidad de 900 metros y en torno al cual se ha desarrollado un ecosistema de aguas profundas. Tanto para los científicos como para los equipos de filmación de la naturaleza, estos hallazgos representan unos descubrimientos extraordinarios que ya han sido vistos por cientos de millones de personas en sus pantallas, con una calidad espectacular gracias a la cúpula de observación de PLEXIGLAS®.

En las grandes profundidades marinas, el matrimonio Jakobsen sigue el rastro del calamar gigante. / © Stiftung Rebikoff-Niggeler

Lea más acerca de los submarinos con cúpulas de observación de PLEXIGLAS®:

Pasión por las profundidades submarinas: entrevista a Kirsten y Joachim Jakobsen
El LULA1000 encuentra un submarino alemán desaparecido
Triton Submarines: lujo a grandes profundidades
Inmersión en la Gran Barrera de Coral
Pez sapo: un sensacional vídeo de las profundidades submarinas