Dos generaciones de MINI frente al museo BMW

© BMW Group

Una historia de éxito doble

Un pequeño automóvil goza de gran popularidad desde hace décadas: el MINI. Desde hace más de 15 años, los revestimientos para pilares opacos de alto brillo de PLEXIGLAS® complementan el diseño de este objeto de culto.

Para muchas personas, los coches son algo más que una herramienta funcional, pasando a convertirse más bien en un símbolo de estatus o incluso en una forma de expresar su personalidad. En los años 60, MINI ya era considerada una marca con estilo. Elegante, extrovertido y diferente, incluso estrellas como los Beatles solían conducir este coche. Por ello, el diseño característico de este compacto –pensado para atraer a posibles compradores– prácticamente no ha cambiado: faros redondeados, rejilla cromada y un gran parabrisas; al fin y al cabo, un MINI ha de ser identificado inmediatamente como tal.