Ilustración Glóbulos rojos

© Shutterstock/spawns

Seguridad total ante todo

Los pacientes con un sistema inmune debilitado solo pueden recibir transfusiones de sangre tratadas de forma especial. Las innovadoras etiquetas cubiertas con una lámina de PLEXIGLAS® permiten asegurar el uso exclusivo de las reservas de sangre adecuadas.

En algunos casos las transfusiones de sangre son inevitables. Sin embargo, para los pacientes cuyo sistema inmune se encuentre debilitado, debido por ejemplo a un cáncer, se debe tener extremo cuidado, ya que su cuerpo podría reaccionar fuertemente a determinados componentes de la sangre del donante. En el ámbito médico esto se conoce como Graft-versus-Host Disease (enfermedad de injerto contra huésped); una reacción inmune, que en más del 90 por ciento de los casos tiene consecuencias fatales. Para evitar esta grave complicación, las reservas de sangre deben prepararse especialmente para este grupo de riesgo.

Los indicadores confirman una irradiación

Para esto los bancos de sangre y hospitales someten las bolsas de sangre durante un determinado período de tiempo a rayos gamma o X. Esta irradiación elimina los componentes de la sangre que pudieran desencadenar una enfermedad de injerto contra huésped. Para garantizar que los pacientes de riesgo reciban exclusivamente sangre irradiada, las reservas están provistas de una etiqueta especial. Por ejemplo, con los indicadores de irradiación RAD-CONTROL de la empresa austriaca On Point Medicals. “En nuestras etiquetas, el indicador que muestra la radiación se hace visible solo durante la irradiación misma”, comenta Alexander Höfinger, director general de On Point Medicals. “De esta manera se puede apreciar con claridad si la bolsa de sangre en cuestión ha sido realmente sometida a la irradiación y verificar que la etiqueta no haya sido pegada erróneamente en la reserva de sangre equivocada”. Es decir: antes de ser irradiada, la etiqueta se pega a la reserva de sangre y, a continuación, ambas son sometidas a la radiación, lo que queda en evidencia mediante un cambio de color.

Lámina protectora de PLEXIGLAS®

No obstante, los indicadores que muestran la irradiación no reaccionan solo a la radiación de los rayos X o haces radioactivos, sino que son también sensibles a la luz ultravioleta. Por esta razón, On Point Medicals estaba buscando un material adecuado para una cubierta que proteja de los rayos UV a los indicadores subyacentes y que, al mismo tiempo, sea lo suficientemente delgada como para que las etiquetas sigan siendo flexibles y se adapten a las bolsas de sangre blandas. Después de una serie de pruebas con distintos materiales, la empresa de Klagenfurt, Austria, se decidió por una delgada lámina de PLEXIGLAS® de 75 micrómetros de espesor. “PLEXIGLAS® nos ofrece una protección contra los rayos UV extremadamente buena. Sin ella nuestros indicadores no podrían funcionar”, explica Höfinger. Otra cualidad que convenció a los austriacos: las láminas de PLEXIGLAS® están disponibles en distintos colores. “La coloración roja de nuestras láminas hace posible un evidente cambio de color de rojo a negro”, añade Höfinger. “De esta forma, el cambio de color es fiable y totalmente autoexplicativo, lo que elimina cualquier tipo de inseguridad durante la evaluación”.

Exigencias individuales

Los bancos de sangre y los hospitales de 50 países ya han depositado su confianza en los productos de la serie RAD-CONTROL. “Todos cumplen tareas similares, pero las exigencias específicas, las estructuras y los procesos son distintos en cada uno de estos”, comenta Höfinger. “Esto nos llevó a desarrollar un sistema para la individualización de las etiquetas”. Se pueden utilizar distintos tamaños, formas e idiomas y también incluir logotipos propios. Además de la variante estándar que cambia de color al ser expuesta a la radiación, las etiquetas pueden además presentar esta información como un código de barras de lectura electrónica o también indicar la intensidad de la radiación. “Nuestros indicadores de irradiación facilitan las labores rutinarias de los médicos, del personal técnico y de enfermería”, agrega Höfinger, “y al mismo tiempo aumentan la seguridad en la actividad clínica cotidiana”.