Logotipo de PLEXIGLAS®

© Evonik Industries AG, Konzernarchiv Hanau

85 años de PLEXIGLAS®: un emblema de marca en el transcurso del tiempo

Sobrio, juguetón, moderno y claro: la evolución del logotipo de PLEXIGLAS® refleja el cambio de los gustos con el paso del tiempo. Sin embargo, la elevada calidad de este material inspirador, simbolizado por el logotipo, se ha mantenido siempre constante.

Aunque existía como marca patentada desde 1933, hasta 1939 PLEXIGLAS® no tuvo una marca comercial oficial. Al igual que el propio producto, también la marca se ha reinventado una y otra vez a lo largo de las décadas. Lo que en un principio se consideró la quintaesencia del diseño moderno, pronto se vio sustituido por otro diseño más actual y novedoso. En total, los diseñadores crearon diez variantes distintas –algunas de las cuales incluso resultaron galardonadas– durante los 85 años de historia de la marca. Un viaje en el tiempo.

Una marca debería transmitir siempre una impresión de las propiedades que distinguen cualitativamente a un producto. “Una marca tiene que ser intemporal”, afirma Laura Tils, “pero al mismo tiempo debe estar a la altura de los tiempos”. Lo que en un primer momento parece una paradoja, la embajadora de la marca PLEXIGLAS® en el área comercial Acrylic Products de Evonik es capaz de justificar de manera plausible: dado que “las marcas, los productos y las expectativas de los clientes cambian con el paso del tiempo, la imagen de marca también debe evolucionar constantemente”. Los distintos diseños del logotipo de PLEXIGLAS® reflejan de un modo interesante los 85 años de historia de este cristal acrílico de calidad.

Un producto transparente se hace visible

A pesar de que PLEXIGLAS® se estableció con éxito en el creciente mercado de productos plásticos poco después de su lanzamiento en el mercado en el año 1933, fue en 1939 cuando la marca adoptó una identidad visual propia. El nombre de la marca en el primer logotipo tenía un aspecto sobrio y claro, con una letra cursiva ligeramente curva, enmarcada por un borde redondo.

El logotipo de 1942 muestra la “runa de PLEXIGLAS®”. Esta representa las letras P y X, unidas al nombre “PLEXIGLAS” en mayúsculas en un todo unitario.

En lugar del nombre en mayúsculas, el departamento comercial optó a principios de los años 50 por una firma característica en cursiva. Esta fue desarrollada en 1951/52 y apareció inicialmente unida al “símbolo de la runa”. No obstante, el logotipo combinado se consideró demasiado voluminoso, de ahí que pronto se empleara únicamente el término con el conciso subrayado.

En el año 1957 se volvió a utilizar el pictograma “PX” –es decir, la “runa”– para el logotipo. El nombre de la marca no se volvió a mencionar; en su lugar, la inscripción “RÖHM & HAAS KUNSTSTOFFE” (Plásticos Röhm & Haas) se hizo hueco en el logotipo.

Pequeño rey, gran éxito

En 1963 vio la luz el “Rey Acrilius”, concretamente como motivo publicitario para una campaña a gran escala. Su nombre se derivó de la denominación de material del cristal acrílico. La figura publicitaria dibujada tenía el propósito de resaltar el estatus “regio” que PLEXIGLAS® se había granjeado entre los plásticos gracias a sus excelentes propiedades de producto. El “Rey Acrilius” otorgó por primera vez al producto PLEXIGLAS® un rostro, permitiendo así un aumento del aspecto afectivo del mensaje publicitario y un acercamiento más personalizado a los clientes.

El “Rey Acrilius” tuvo también un papel protagonista en el vídeo promocional de PLEXIGLAS® “253.000 horas” de 1965. El vídeo ganó el Gran Premio en el Festival de Cine de Cannes. De la campaña con la figura publicitaria “regia” se tomó la inscripción moderna con la letra X que resalta sucintamente. Esta variante sobria en blanco y negro de la marca PLEXIGLAS® resultó ser muy duradera, y no se sustituyó hasta 37 años después.

El vídeo promocional de PLEXIGLAS® "253.000 horas", con el "Rey Acrilius", fue la primera producción alemana en obtener el Gran Premio en el Festival de Cine de Cannes, y un año después fue premiada en Nueva York como mejor vídeo promocional extranjero.

Borde claro para una marca centenaria

En 2002 surgió otro nuevo logotipo, que además del retorno a la grafía en mayúsculas del nombre del producto incluía el nuevo añadido “original von Röhm” (“original de Röhm”). De esa forma, la empresa pretendía luchar contra el uso excesivo del término “Plexiglas” para cualquier tipo de plásticos, así como marcar las distancias con una competencia cada vez más intensa. La “turbina de PLEXIGLAS®” de color azul simboliza un tornillo sinfín de extrusión, remitiendo así al proceso de fabricación de las planchas extrusionadas.

El nombre PLEXIGLAS® le sugiere algo a todo el mundo, la marca sencillamente fascina a la gente.

Martin Krämer
director del área comercial Acrylic Products de Evonik

El nuevo posicionamiento de la marca exigía un nuevo rediseño del logotipo, que se presentó en el año 2011. El lema rezaba ahora “The Original”, y la “turbina” se sustituyó por la “espiral”. Esta simboliza la apertura, la creatividad sin límites y el dinamismo. “El logotipo actual expresa que PLEXIGLAS® demuestra su eficacia una y otra vez en las más diversas aplicaciones, desde la arquitectura y la construcción de automóviles hasta la tecnología médica y la generación de energía”, explica Tils. “Tras 85 años, PLEXIGLAS® sigue siendo el plástico inspirador a partir del cual se da forma al futuro”.