Piscina de una vivienda particular en Marbella

© Underwater Windows, Niederlande

Cuando la piscina de ensueño se hace realidad

Con vistas al mar, en el jardín de casa o a una altura vertiginosa: los constructores de piscinas neerlandeses de Underwater Windows crean piscinas extraordinarias con PLEXIGLAS®.

Zambullirse en el frescor del agua, olvidarse de todo y despejar la mente: para muchos, esta es la quintaesencia de la relajación. Atrás han quedado los tiempos en los que las piscinas consistían en un hoyo en la tierra cubierto de azulejos. En la actualidad, a menudo se trata de piezas de diseño de fabricación individual. Una empresa que materializa este tipo de piscinas de ensueño es la neerlandesa Underwater Windows. "Para nosotros no solamente es nuestra profesión, sino también nuestra vocación", afirma el director Mark Hoentjen.

Muchas razones para usar PLEXIGLAS®

Recomiendo sinceramente a todo el mundo que trabaje con PLEXIGLAS®.

Mark Hoentjen
director de Underwater Windows

Desde hace ocho años, él y su equipo fabrican los elementos transparentes de sus impresionantes piscinas de PLEXIGLAS® incoloro. Tan solo en el año 2017, estos especialistas en piscinas instalaron aproximadamente 25.000 kilos del cristal acrílico de marca. ¿Por qué al equipo de Underwater Windows le gusta tanto trabajar con PLEXIGLAS®? «Al principio había dos razones. La primera es la excelente calidad del material; la segunda, el fabuloso respaldo por parte de los especialistas de Röhm», señala Hoentjen. Por ejemplo, ellos siempre recibían el cristal acrílico de marca muy bien embalado. En realidad, esto no es más que un detalle, pero lo cierto es que la confianza en Acrylic Products de Röhm como proveedor no hizo más que crecer desde el primer día; al fin y al cabo, para conseguir una piscina impresionante se necesita un producto inicial intachable. Y aún hay otra razón para trabajar con PLEXIGLAS® que tiene especial importancia para los constructores de piscinas: su garantía de 30 años contra el amarillamiento. Esto se debe a que PLEXIGLAS® cuenta con una protección UV propia del material, por lo que incluso tras tres décadas ofrece unos valores mínimos de amarillamiento no visibles para el ojo humano: un argumento de peso para las piscinas de diseño de los especialistas neerlandeses.

Resistencia a la rotura y uniones invisibles

Hoentjen y su equipo utilizan exclusivamente para sus piscinas PLEXIGLAS® GS con un espesor de entre 30 y 130 milímetros. Comparado con un cristal convencional del mismo espesor, este cristal acrílico de marca presenta una menor refracción de la luz, ofreciendo así una mejor visibilidad del interior de la piscina. Además, es mucho más resistente a la rotura y está disponible en distintos formatos. «En el 80 por ciento de los casos utilizamos bloques con medidas de 5 por 2 metros», señala Hoentjen.

No obstante, para proyectos de piscinas de mayor tamaño se necesitan planchas más grandes. En ese caso, los especialistas unen varios bloques de PLEXIGLAS® empleando un pegamento especial. Esto suele efectuarse generalmente durante la fabricación en la sede de Underwater Windows en los Países Bajos. «No obstante, si las dimensiones finales son demasiado grandes para el transporte en camión, pegamos los elementos individuales directamente in situ», afirma Hoentjen. El cristal acrílico de marca no solamente permite uniones invisibles, sino que también puede moldearse sin perder por ello sus excelentes propiedades. Incluso redondeado, por ejemplo, ofrece una visibilidad excelente del interior.

Dos fases de construcción para una sola piscina

Tras la planificación final, la construcción de una piscina «normal» consta de dos fases: la transformación del cristal acrílico de marca durante la fabricación y la consiguiente instalación in situ. Cada una de las fases requiere por lo general una semana. «Las condiciones siempre son distintas, por lo que cada vez existe la emoción de la novedad», destaca Hoentjen. Así, Underwater Windows ha finalizado recientemente la construcción de dos enormes niveles de piscina superpuestos en forma de S en El Albir, Alicante. «Este ha sido nuestro mayor desafío hasta la fecha, ya que las piscinas tienen una gran longitud y casi todas las planchas debían estar ligeramente curvadas», señala Hoentjen. «Pero ya estamos trabajando en el siguiente proyecto: la piscina más grande del mundo». Hoentjen se niega a revelar detalles, más allá de que para ello será preciso instalar 35.000 kilos de PLEXIGLAS®.