Decorado de PLEXIGLAS® para la película

© ostlicht filmproduktion/AMOUR FOU

Tubos transparentes: el decorado perfecto para una película de superhéroes

Una sustancia capaz de curar el tejido humano y que además vuelve invisible: esta es la trama de la nueva película infantil de superhéroes del director Markus Dietrich. Y PLEXIGLAS® forma parte del decorado de la película.

Unos enormes cilindros que burbujean y echan humo incesantemente –todo un clásico de las películas de superhéroes. Para el rodaje de la película infantil y juvenil "Invisible Sue", los escenógrafos construyeron un laboratorio que parece real. Y para que los cilindros del reactor de gran tamaño soportaran la presión de cientos de litros de líquido, se emplearon tubos extrusionados de PLEXIGLAS®.

Un decorado digno de una película de superhéroes

Solo tiene doce años y ya es una superheroína, de hecho la primera en una película alemana. En la película «Invisible Sue», Sue adquiere superpoderes debido a un percance en el laboratorio de su madre. La sustancia con la que entra en contacto tiene un color azul brillante y un aspecto peligroso. Por eso conviene que hierva a borbotones en cilindros resistentes dentro de un reactor de gran tamaño. «Nuestro deseo era que el líquido se viera lo máximo posible», afirma Lisa Kumpf, responsable de la construcción del laboratorio en calidad de asistente de escenografía. «Por ese motivo, desde el principio tuvimos claro que queríamos emplear grandes tubos transparentes que permitieran una visibilidad adecuada del interior».

Para mí era obvio que PLEXIGLAS® era el único material que podíamos utilizar para nuestro proyecto.

Lisa Kumpf
asistente de escenografía

Una enorme presión

Durante el periodo completo del rodaje –al menos ocho semanas–, cada uno de los seis tubos debía soportar la presión de 400 litros de líquido. Por si esto fuera poco, los escenógrafos introdujeron aire comprimido en los cilindros para generar burbujas, lo cual aumentó aún más la presión ejercida sobre los tubos. «Para mí era obvio que PLEXIGLAS® era el único material que podíamos utilizar para nuestro proyecto», explica Kumpf. «Porque, ¿qué otro material es lo suficientemente resistente en formatos tan grandes y capaz de satisfacer al mismo tiempo nuestras exigencias visuales?»

Por ello, se decidió utilizar seis tubos de PLEXIGLAS® XT con un diámetro de 50 centímetros cada uno, una altura de dos metros y un espesor de pared de cinco milímetros. Las tapas de los cilindros fueron fabricadas de PLEXIGLAS® por la propia Kumpf y pegadas a los tubos con ACRIFIX®. De esa forma se construyó el reactor. «En la película, el reactor parece aún varios metros más alto debido a la animación por ordenador», señala Kumpf.

Un material para algo más que decorados cinematográficos

No solamente los escenógrafos emplean PLEXIGLAS® para sus decorados cinematográficos. Este cristal acrílico de marca es también un material muy apreciado en los escenarios teatrales: así, los diseñadores de escenarios de la Ópera de Halle fabricaron enormes letras luminosas para la ópera Tosca, y en el Festival de los Nibelungos de Worms aparecieron un caballo, una mesa gigante y cabinas sobre el escenario, todo ello fabricado de PLEXIGLAS®.

Objetos de laboratorio transparentes y luminosos

En el laboratorio se encuentran aún más objetos de PLEXIGLAS®: «Para una película de superhéroes, el laboratorio tenía que ser muy especial», relata Kumpf. «Por ejemplo, también construimos paredes divisorias de PLEXIGLAS® transparente. Mediante una iluminación lateral, parece como si las fórmulas químicas brillaran sobre las pizarras». Los escenógrafos fabricaron también dos enormes mesas iluminadas y anaqueles de laboratorio retroiluminados a partir de PLEXIGLAS®, un material que conduce la luz de manera excelente. En suma, un laboratorio a la altura de cualquier película de superhéroes.