Luz trasera del Opel Crossland X

© Opel

Una mezcla de elegancia y funcionalidad

Las líneas curvas de las luces traseras de HELLA caracterizan el diseño deportivo y elegante al mismo tiempo del Opel Crossland X. Una masa de moldeo de PLEXIGLAS® a medida de Evonik proporciona un tono rojo intenso con una distribución homogénea de la luz.

Aquellos tiempos en los que los coches familiares presentaban un diseño sobrio quedaron ya muy atrás. Por ejemplo, con su flamante Crossland X, Opel desea “combinar las propiedades de un todoterreno vistoso con la elegancia y funcionalidad de una limusina”, tal y como explica Mark Adams, Vice President Design Europe del fabricante de automóviles de Rüsselsheim am Main: “Nuestro nuevo crossover aúna ambos puntos fuertes de manera inimitable, ofreciendo además un amplio espacio interior con dimensiones compactas”. De esa forma, el modelo es, en sus propias palabras, “un coche familiar muy atractivo, perfecto para familias jóvenes”.

Diseño escultural

En lo relativo al diseño, el fabricante de automóviles apuesta por una combinación de moldeado escultural, precisión germana y apariencia de alta tecnología, tal y como detalla Adams: “El nuevo Crossland X es inconfundiblemente un Opel”. En su opinión, el vehículo retoma los rasgos característicos de la filosofía de diseño que “une el diseño escultural con la ingeniería germana al más alto nivel”. Para el fabricante de automóviles, una parte de esta filosofía consiste en diseñar cada detalle del automóvil con una perfección de forma y función. Con este fin, el diseño de los modelos se desarrolla de manera constante. Así, por ejemplo, en el Crossland X se emplea por primera vez una luz trasera de LED recientemente desarrollada por HELLA, el especialista en sistemas de luz innovadores. Las luces traseras conforman la intersección entre la puerta del maletero y la línea de techo y hacen que las alas dobles típicas de la marca resulten bien visibles por encima de ambos componentes.

Vista trasera del Opel Crossland X

Diseño de líneas pronunciadas

El nuevo todoterreno familiar Crossland X de Opel llama la atención con un diseño de líneas pronunciadas. A ello contribuyen también las llamativas guías de luz de PLEXIGLAS® integradas en las luces traseras. Tienen la forma de la firma actual de la marca y permiten una distribución uniforme de la luz y un aspecto unitario de color rojo.

© Opel

Guías de luz de PLEXIGLAS®

Las alas dobles típicas de la marca son, de esa forma, el elemento de diseño determinante de la luz trasera de LED recientemente desarrollada por HELLA: Al iluminarse, la firma de la marca, similar a una flecha, se muestra con un color rojo homogéneo, e incluso cuando no está iluminada las alas dobles se reconocen con facilidad. Este efecto corresponde a guías de luz de una variante recientemente modificada de masa de moldeo de PLEXIGLAS® , el polimetacrilato de metilo (PMMA) de marca de Evonik que desde hace tiempo ha demostrado su eficacia en luces traseras.

Para esta aplicación hemos combinado por primera vez aditivos de dispersión de la luz con el color rojo de señalización.

Jörg Stricker
Head of Global Key Accounts Automotive en Evonik

“Para esta aplicación hemos combinado por primera vez aditivos de dispersión de la luz con el color rojo de señalización”, comenta Jörg Stricker, Head of Global Key Accounts Automotive en Evonik. “En comparación con otras masas de moldeo, PLEXIGLAS® 8N 3V219 dispersa la luz de manera más uniforme y por ello es aún más adecuada para la combinación con LED”. Esto se debe a que, gracias a su eficiencia energética, los diodos luminosos, apreciados también en la industria del automóvil, plantean elevadas exigencias a la cubierta de dispersión de la luz de las luces traseras: “Los LED emiten un punto de luz intenso que puede producir rápidamente diferencias de brillo no deseadas, también llamadas puntos de concentración”, afirma Stricker. “Por ello, requieren de un material con buena dispersión de la luz como cubierta”. Mediante las masas de moldeo especiales a medida de PLEXIGLAS®, los LED pueden colocarse incluso más cerca en la cubierta sin que aparezcan puntos de concentración. “Gracias a esto, la luz trasera completa puede volverse más plana y ocupar menos espacio en la carrocería”, explica Ludger Rembeck, director de desarrollo de luces traseras en HELLA. “Esto supone una ventaja que resulta muy práctica para el conductor: el maletero gana en volumen”.

Colores de señalización duraderos

Además de esto, el rojo de las guías de luz tiene una intensidad aún mayor gracias a la masa de moldeo recientemente modificada. “De esta manera, las alas dobles típicas de la marca resultan más reconocibles de día”, comenta Rembeck. No obstante, el propio tono rojo también plantea exigencias particulares para el material utilizado: los colores de las luces traseras están estandarizados a nivel internacional y por ello exigen una capacidad de tintado muy exacta del material. “PLEXIGLAS® en su forma original es completamente incoloro, y por ello puede teñirse en todos los colores de señalización”, apunta Martin Mohrmann, Senior Technical Marketing Manager Automotive en Evonik. “Las propiedades ópticas, como la excelente transmisión o la dispersión de la luz, permanecen inalteradas”. Y de forma duradera: las masas de moldeo de PLEXIGLAS® son estables frente al calor y a los rayos UV. Así, la tonalidad de las cubiertas de las luces traseras se conserva durante toda la vida útil de un automóvil.