Montaje de imágenes del túnel acuario y bocetos de los campos de aplicación de PLEXIGLAS®

© Evonik

“Queremos impulsar el mundo del cristal acrílico”

PLEXIGLAS® ha sido desarrollado desde siempre en estrecha cooperación con clientes que buscan soluciones especiales. ¿Pero qué es lo que impulsa esta evolución?

A partir de pequeños cristales para acuarios se montan inmensos túneles totalmente de cristal, de planchas espesas se obtienen láminas ultrafinas para terminales móviles; Martin Krämer, director del área comercial Acrylic Products de Evonik, explica en esta entrevista por qué la evolución está en la naturaleza de la marca PLEXIGLAS®, qué papel desempeña la pasión en los nuevos proyectos y cómo será la evolución del material en los próximos años gracias a los conocimientos técnicos de Evonik.

Sr. Krämer, la esencia de la marca PLEXIGLAS® es la inspiración. ¿Pero cómo surgen de la inspiración nuevas aplicaciones con PLEXIGLAS®?

Krämer: Sucede cuando mucha gente se pone a reflexionar en todo lo que es posible emprender con nuestro material, incluso fuera de nuestra empresa. Numerosos diseñadores, arquitectos, desarrolladores y otros usuarios ya conocen PLEXIGLAS® de proyectos anteriores y por ello realizan sus nuevas ideas con nuestro material, o bien experimentan con las diversas propiedades porque están buscando una solución para su proyecto y por ello creando algo totalmente nuevo. Nos consideramos los socios innovadores de nuestros clientes, a quienes apoyamos con nuestros conocimientos técnicos derivados de más de 80 años de experiencia con PLEXIGLAS®, así como nuestros conocimientos de mercado.

¿Puede citar algún ejemplo?

Krämer: El hecho de que ya existan cúpulas totalmente de cristal de PLEXIGLAS® para submarinos se debe a un desarrollo conjunto con nuestros clientes. En ese ámbito todo se acometía siempre con ventanas pequeñas. No obstante, nuestros clientes querían cristales cada vez más grandes. Hasta que logramos desarrollar las cúpulas totalmente de cristal tuvimos que efectuar innumerables pruebas conjuntas, ya que es extremadamente complicado moldear un bloque de PLEXIGLAS® de tal forma que la esfera resultante no presente ninguna distorsión óptica. Compruebo una y otra vez la sentida pasión que muestran mis empleados a la hora de encontrar una solución para una aplicación concreta, independientemente del ámbito.

Martin Krämer

Martin Krämer

…es desde 2015 director del área comercial Acrylic Products de Evonik, que con su gama de productos semielaborados de PLEXIGLAS® es uno de los fabricantes líderes a nivel mundial de polimetacrilato de metilo (PMMA). Para él no solo resultan fascinantes las diversas posibilidades de aplicación de PLEXIGLAS®, sino también el proceso de formación hasta que la plancha está lista. “La fabricación de cada plancha es una reacción química en la que numerosos parámetros distintos desempeñan un papel. No es tan sencillo como introducir algo en una máquina por un lado y obtener siempre lo mismo por el otro. La calidad de nuestros productos se basa en gran medida en los conocimientos técnicos de nuestros empleados”.

© Evonik

¿Qué importancia tiene este desarrollo continuo para la marca PLEXIGLAS®?

Krämer: Una enorme importancia. El desarrollo es lo que nos impulsa. Sencillamente no está en la naturaleza de nuestra marca ir a la zaga de otros. PLEXIGLAS® es el original. Nosotros fuimos quienes lo inventamos y podemos decir con fundamento que somos el actor con más experiencia del mercado. Por ello, queremos ser el creador de tendencias e impulsor líder en nuestra industria, y nos consideramos el socio a escoger cuando nuestros clientes desean desarrollar algo nuevo. Esto significa que si alguien quiere crear algo con PMMA, Evonik, en calidad de fabricante líder de materiales de polímeros y productos intermedios, está a su disposición como interlocutor de preferencia.

¿Qué es lo que distingue a PLEXIGLAS® de forma decisiva frente a la competencia?

Krämer: La constancia de la calidad, la amplitud de la gama de productos, la capacidad técnica de manipulación del material y también la pasión para llevar adelante los proyectos de nuestros clientes, porque únicamente cuando uno está entusiasmado con lo que hace es capaz de ir más allá de los patrones habituales y no encontrar una solución cualquiera, sino una solución realmente buena. Tal vez incluso una solución que hasta ese momento no existía. Queremos desarrollar de forma continua el mundo del cristal acrílico y de esa forma hacerlo avanzar o, como reza nuestra visión: “Evolution in Acrylics is our Passion”.

¿A qué se refiere exactamente?

Evolution in Acrylics is our Passion

Visión del área comercial Acrylic Products de Evonik

Krämer: Nuestra intención por regla general es impulsar una evolución, no proclamar una revolución. No inventamos cada semana una novedad que rompa los moldes y vaya a cambiar el mundo. Más bien se trata de seguir desarrollando constantemente PLEXIGLAS® en estrecho contacto con nuestros clientes. Por ejemplo, con nuestra nueva planta de estirado y pulido, que empezará a funcionar en 2018, podremos ofrecer los mayores formatos de acristalamientos para aviones posibles hasta la fecha. De esa forma, los fabricantes podrán incrementar su eficacia de producción y desarrollar nuevos diseños con ventanillas más grandes. Un ejemplo adicional es nuestra nueva instalación de láminas, que también comenzará con la producción en 2018 y no tiene rival a efectos técnicos, tanto en el ancho de las láminas fabricadas como en el número de capas. He aquí dos novedades en el mundo del cristal acrílico que muestran lo que en Evonik entendemos por organización inteligente de las actividades químicas.

Con todo eso a PLEXIGLAS® le espera una enorme evolución en 2018. ¿Por qué invierte Evonik precisamente en esas áreas?

Krämer: Porque observamos que en ambas áreas se producirá un notable crecimiento en los próximos años, fuertemente impulsado por marcadas tendencias. Sin ir más lejos, por el tema de la movilidad. En los próximos 20 años se pondrán en servicio decenas de miles de aviones, ya que por ejemplo en China e India se está experimentando un enorme crecimiento de la clase media, lo que también conducirá a una mayor demanda de vuelos. Por supuesto, nosotros queremos tomar parte en ello, pero al mismo tiempo también consideramos que gracias a nuestros conocimientos técnicos somos el socio ideal para los clientes que deseen seguir desarrollando este ámbito de aplicación.

¿Y en cuanto a las láminas?

PLEXIGLAS® es el original

Desde que Otto Röhm inventó el material hace más de 80 años, de PLEXIGLAS® ha surgido toda una gran familia. La molécula básica en la que todo reposa, el polimetacrilato de metilo, sigue siendo la misma que en los tiempos de Röhm. Lo que ha cambiado es la manipulación del material. Así, las técnicas de vaciado y extrusión se han perfeccionado. Además, a día de hoy PLEXIGLAS® se fabrica con aditivos muy diferenciados y, entre otras especificaciones, bajo normativas de relevancia medioambiental.

Krämer: En el ámbito de las láminas, el tema de la urbanización juega un papel importante. Cada vez más gente vive en grandes ciudades, y para ello es preciso construir. Los perfiles de ventanas de PVC están provistos de una lámina de PLEXIGLAS® para protegerlos contra el viento y las condiciones meteorológicas. Para esto se emplea una gran cantidad de nuestro material. Pero la tendencia repercute también en otras cosas, como por ejemplo la protección de fachadas mediante láminas. En todo lugar donde sea preciso proteger fachadas contra los fuertes efectos de la radiación UV, PMMA es el medio a elegir. Y por ese motivo invertimos en la nueva instalación de láminas.

Sin embargo, las tendencias no siempre se desarrollan tal y como suponemos...

Krämer: Así es; ya en el pasado hemos tenido que reajustar alguna que otra nueva variante de PLEXIGLAS®. Pero sin el valor para seguir desarrollando sencillamente no es posible avanzar, porque si uno no lo tiene y espera siempre a estar seguro al cien por cien de cada cosa, nunca llegará a tomar una decisión. Es necesario estar dispuesto a asumir riesgos bien calculados. Esa es la base de la evolución.