Pez sapo de las profundidades

©Fundação Rebikoff-Niggeler

Pez sapo: un sensacional vídeo de las profundidades submarinas

Los investigadores de las profundidades submarinas Kirsten y Joachim Jakobsen han filmado desde su sumergible LULA1000, gracias a una cúpula de observación de PLEXIGLAS®, lo que nunca antes había visto nadie.

Science no es una revista científica cualquiera: se trata de la revista científica por antonomasia. Quien consigue llegar a sus páginas se ha labrado un nombre dentro del mundo de la investigación. En marzo de 2018, el LULA1000 de la Fundación Rebikoff-Niggeler no solamente consiguió aparecer en Science, sino que además el vídeo correspondiente se catapultó hasta el número 1 de los vídeos favoritos en el canal de YouTube de la revista. Unos 3,2 millones de personas lo habían visto en tan solo una semana. Y lo que se podía ver era... un pez. O más exactamente, dos peces.

Pez sapo luminoso de las profundidades

Caulophryne jordani es el nombre científico de esta especie de peces sapo. Existen cerca de 160 especies distintas de estos peces, que habitan en las profundidades submarinas. Todas ellas tienen en común el apéndice, la mayoría de las veces fluorescente, suspendido por delante de sus terroríficas fauces para atraer a sus presas, otros peces, en la oscuridad absoluta. Pero el Caulophryne jordani presenta una peculiaridad muy especial en lo relativo a sus hábitos de apareamiento. Algo que el Washington Post, al observar las imágenes, denominó el “peor sexo del mundo”.

Hábitos de apareamiento del pez sapo

La hembra, de 16 centímetros de largo, tiene un tamaño varias veces superior al del macho. Pero lo que grabaron Kirsten y Joachim Jakobsen a través de la cúpula de PLEXIGLAS® de 14 centímetros de espesor del LULA1000 es algo que nunca antes había visto nadie en la naturaleza: el macho se engancha a la hembra, de mayor tamaño, con sus dientes y se alimenta de su sangre. Por su parte, la hembra tiene a su compañero de apareamiento “al alcance” en todo momento, cosa que resulta muy práctica en una oscuridad negra como la pez a 800 metros de profundidad. Este hecho se conocía científicamente, pero hasta la fecha nadie lo había visto, ni mucho menos filmado.

Primeras grabaciones del pez sapo de las profundidades / fuente: Fundação Rebikoff-Niggeler

Cúpula de observación de PLEXIGLAS®

“Sin la calidad óptica de la cúpula de PLEXIGLAS® nunca habríamos podido realizar estas grabaciones de la pareja de peces sapo”, afirma el investigador de las profundidades submarinas Joachim Jakobsen. A pesar del espesor de 14 centímetros del material, los finísimos sensores luminosos que rodean al pez sapo pueden verse con precisión absoluta. Esto se debe a que la cúpula de observación del submarino de la Fundación Rebikoff-Niggeler prácticamente no se ve bajo el agua, gracias a su translucidez y su resistencia a los arañazos, así como a su elevada nitidez óptica. De esa forma, los investigadores pueden grabar incluso a gran profundidad vídeos de alta resolución sin distorsión alguna. A pesar de esto, la cúpula de observación de PLEXIGLAS® también es extremadamente resistente, ya que debe soportar la enorme presión existente bajo el agua.

Espectaculares grabaciones del pez sapo

Sin la calidad óptica de la cúpula de PLEXIGLAS® nunca habríamos podido realizar estas grabaciones de la pareja de peces sapo.

Joachim Jakobsen
el investigador de las profundidades submarinas

Los Jakobsen consiguieron mantener durante 25 minutos el submarino de 7,5 metros de longitud cerca del pez sapo, con un tamaño de 16 centímetros, y filmarlo en alta resolución a través de la cúpula con forma especial destinada a ese fin. Lo que entusiasmó especialmente a los científicos que vieron las grabaciones fue el hecho de que el macho acompañara con gran agilidad los movimientos de la hembra, a pesar de estar enganchado a ella firmemente con los dientes. Bruce Robison, especialista en las profundidades submarinas en el instituto de investigación Monterey Bay Aquarium Research Institute en Moss Landing, California, declaró a la revista Science: “En ningún caso habría podido deducir esto a partir de algún congénere en nuestros museos.” Y Ted Pietsch, investigador de las profundidades submarinas en la Universidad de Washington en Seattle, explicó: “Llevo estudiando a estos animales casi toda mi vida, y nunca había visto nada semejante.” Antje Boetius, investigadora de las profundidades submarinas en el Instituto Alfred Wegener de Bremerhaven, dijo: “He dedicado ya cientos de horas a observaciones en las profundidades, pero esta es una de las grabaciones más asombrosas que he visto nunca. El vídeo muestra de manera impactante lo distinta que es la vida en las profundidades marinas, y la importancia de observar a los animales en su entorno natural para comprender sus hábitos y su adaptación a las condiciones del mismo”.

Descubrir los secretos de las profundidades

Para los Jakobsen, las grabaciones de los peces sapo, únicas hasta la fecha, no son ni mucho menos su primer hallazgo espectacular: con su LULA1000 ya descubrieron, entre otras cosas, un submarino alemán desaparecido durante la Segunda Guerra Mundial, y gracias a la cúpula de observación de PLEXIGLAS® realizaron vídeos de alta resolución de su hallazgo. En la actualidad ambos investigadores, desde hace ya unos años, se encuentran en busca de un calamar gigante. Para ello, desde 2013 cuentan también con el apoyo de Evonik. Pero no solamente los investigadores de la Fundación Rebikoff-Niggeler, sino también otros submarinos científicos y privados se adentran cada vez a mayor profundidad en los océanos del mundo.

Lea más acerca de los submarinos con cúpulas de observación de PLEXIGLAS®:

Pasión por las profundidades submarinas: entrevista a Kirsten y Joachim Jakobsen
El LULA1000 en busca del calamar gigante
El LULA1000 encuentra un submarino alemán desaparecido
Triton Submarines: lujo a grandes profundidades
Inmersión en la Gran Barrera de Coral