Fotografía histórica: planchas, bloques y tubos de PLEXIGLAS®

© Evonik Industries AG, Konzernarchiv Hanau

De la plancha original a la fabricación de tubos y barras

La historia de PLEXIGLAS® comenzó en 1933 con la fabricación de planchas delgadas de cristal acrílico. La manufactura de bloques, tubos y barras a partir del entonces nuevo material se hizo posible poco después.

En el año 1933, mientras la empresa Röhm & Haas, predecesora de Evonik, aún estaba completando los trámites de registro de PLEXIGLAS® como marca, su departamento de investigación ya estaba trabajando intensamente con el objetivo de optimizar el proceso de fabricación y de aumentar la calidad del producto. Entre otras cosas, este departamento logró desarrollar un proceso de producción cuyo principio sigue rigiendo aún hoy el colado de las planchas de PLEXIGLAS®. Pero ese fue solo el comienzo de un desarrollo vertiginoso en la investigación de aplicaciones.

Planchas, bloques y tubos

Otto Röhm y sus colaboradores estaban fascinados por el hecho de haber creado una alternativa orgánica al vidrio. Al principio, los investigadores se concentraron en aplicaciones en las que el peso considerablemente reducido del material en comparación con el vidrio de silicato cumplía un papel primordial. Así, las primeras planchas pequeñas de PLEXIGLAS® fueron utilizadas en un principio para la fabricación de gafas de protección, máscaras de gas y relojes. Sin embargo, el deseo de hallar otras alternativas para el uso de PLEXIGLAS® incitó rápidamente a Otto Röhm y a sus colaboradores a ampliar su campo de investigación, lo que llevó a los químicos del departamento orgánico-sintético a probar todo lo que se les vino a la mente y a experimentar con distintos espesores de planchas y métodos de transformación.

Block aus PLEXIGLAS® aus dem Jahr 1938

Espesores de hasta 50 mm

Pronto se lograron fabricar bloques con un espesor de 1 a 50 mm. La producción de bloques comenzó entre 1934 y 1935, siendo efectuada en un principio con una prensa de jabón, la cual se reemplazó más adelante por una prensa horizontal construida especialmente para este fin.

© Evonik Industries AG, Konzernarchiv Hanau

Corte, perforación y fresado de PLEXIGLAS®

Pronto se constató que el cristal acrílico podía ser cortado a distintos espesores, además de poderse perforar y fresar. Además, las planchas acabadas podían ser moldeadas a elevadas temperaturas por debajo del punto de fusión, una propiedad que suponía una diferencia sustancial con respecto a los plásticos termoestables disponibles en aquel entonces, cuya forma no podía ser modificada tras el primer enfriamiento. De ese modo, PLEXIGLAS® se convirtió en un material muy solicitado para la fabricación de aviones y automóviles , cuyos cristales curvos –fabricados a partir de este novedoso plástico– permitieron alcanzar velocidades hasta entonces insólitas.

Transparencia cristalina

La transparencia actual del cristal acrílico de alta calidad de Evonik también se remonta a un descubrimiento de los primeros años: el equipo de químicos encargado de su desarrollo halló un método para fabricar PLEXIGLAS® sin utilizar plastificantes, lo que confirió al material la transparencia cristalina por la que hoy es reconocido.

Un amplio abanico de aplicaciones

Poco después, la empresa Röhm & Haas fabricó no solo planchas y bloques, sino también los primeros tubos mediante un proceso de fundición centrífuga, en el cual la polimerización –el proceso químico responsable de la obtención de PLEXIGLAS®– se efectúa en moldes giratorios. El desarrollo de la masa de moldeo –un granulado de cristal acrílico para el moldeo por inyección que hoy se denomina masa de moldeo PLEXIGLAS®– también se remonta a los primeros años, concretamente a 1935.

Del descubrimiento a la fabricación de artículos para el hogar

El material adquirió una gran notoriedad gracias a los conciertos de música clásica con instrumentos de PLEXIGLAS® retransmitidos por la radio y en los noticiarios documentales de la UFA. La fabricación de cubiertos, artículos de uso doméstico y joyas con el novedoso material condujo a que este pudiera ser hallado en muchos hogares a partir de 1936. La obtención del Gran Premio y la medalla de oro en la Exposición Internacional de París de 1937 acrecentó la fama de PLEXIGLAS® también en el extranjero. En la actualidad, el cristal acrílico de alta calidad de Evonik es una de las marcas de plásticos más conocidas del mundo y un material muy solicitado en la arquitectura, la tecnología, el diseño y la decoración de espacios comerciales.