Carpa de PLEXIGLAS® del Estadio Olímpico de Múnich, histórica

© Evonik Industries AG, Konzernarchiv Hanau

Flotante y transparente: el techo del Estadio Olímpico

Construido para los Juegos Olímpicos de Verano de 1972 y a día de hoy uno de los emblemas de la ciudad: el Estadio Olímpico de Múnich. Pero lo verdaderamente excepcional es sobre todo la carpa de PLEXIGLAS®, que también cubre partes del Parque Olímpico que rodea el estadio.

La construcción del techo tipo carpa del Estadio Olímpico de Múnich fue toda una sensación arquitectónica en su momento, algo totalmente nuevo. El techo transparente pretendía simbolizar la ligereza y la apertura. También en el ámbito arquitectónico, la idea era marcar las distancias entre los segundos Juegos Olímpicos de Verano en Alemania y la época nacionalsocialista. Por otra parte, gracias a la translucidez del techo, tanto los Juegos de Verano como los partidos del Mundial de Fútbol de 1974, en el que Alemania fue campeona, pudieron retransmitirse a través de una televisión en color que daba entonces sus primeros pasos.