A partir de los años 50, durante el boom de las ferias, PLEXIGLAS® fue un elemento muy solicitado para el diseño de stands de feria.

© Evonik Industries AG, Konzernarchiv Hanau

Llamando la atención de forma creativa en el boom de las ferias del milagro económico alemán

Para impresionar a los visitantes, ya en los años 50 y 60, las empresas estaban a la búsqueda de materiales con los que pudieran presentar sus stands de forma creativa: ese fue el caso de PLEXIGLAS®.

Poco después del fin de la Segunda Guerra Mundial, las ferias internacionales retomaron también en Alemania su actividad, dando paso a una serie de nuevos emplazamientos y ferias comerciales. La economía se recuperó y el mercado laboral crecía a pasos agigantados. El constante aumento de los salarios garantizaba la prosperidad de la sociedad, que también se vio reflejada en los hábitos de consumo. Quien quisiera descubrir productos innovadores buscaba también información en las ferias.

La primera impresión es decisiva

En el transcurso de los años 50 y 60, las ferias se volvieron cada vez más grandes y variadas, además, se creó un gran número de nuevas ferias comerciales para segmentos industriales claramente definidos. Por ese motivo, el expositor tenía que pensar en algo para conseguir que el propio stand destacara por encima de la creciente competencia. El stand debía captar inmediatamente la atención del visitante y ser lo más exclusivo posible. Aquí fue donde PLEXIGLAS® cobró protagonismo. Gracias a sus propiedades, el cristal acrílico de marca es hasta el día de hoy ideal para el diseño de stands y para la presentación de productos. Ya sea mediante sofisticados espejos, avisos luminosos decorativos o creativas vitrinas: gracias a su gran variedad de colores y superficies, así como a su sencillo procesamiento, PLEXIGLAS® era ya en aquel entonces ampliamente utilizado en la decoración de ferias.

Ese fue también el lema de Röhm & Haas, la empresa que inventó PLEXIGLAS® en 1933 y que lo registró como marca, cuando en calidad de expositor en la Feria de Plásticos de Düsseldorf de 1967 anunció: “Ya sea en forma de techos luminosos y separadores de ambientes, curiosas vitrinas o sofisticados modelos funcionales, PLEXIGLAS® otorga el toque final y el efecto deseado sobre el público a muchos stands, no solo en la K 67, sino en todo el mundo”.

¿Desea que le tengamos al corriente? Entonces, suscríbase a nuestro boletín de PLEXIGLAS®.

Vista hacia el interior

Tal como en aquel entonces y también en la actualidad, los visitantes de las ferias buscan principalmente ver novedades. Por ese motivo, para las empresas es fundamental presentar adecuadamente sus productos. Especialmente populares en las ferias de los años 50 y 60 eran los modelos transparentes que permitían observar el funcionamiento de procesos complejos. Y es que quien quiera demostrar lo que ocurre en el interior de una máquina tan solo puede hacerlo mediante una carcasa transparente. Con PLEXIGLAS® se pueden fabricar estos modelos sin mayor dificultad, puesto que el cristal acrílico de marca cuenta con una excelente trabajabilidad y puede adaptarse a cualquier forma imaginable. Además, es ligero y ofrece una visión sin distorsiones del interior, como se puede apreciar en un automóvil transparente de PLEXIGLAS®, que fue presentado en la Feria Internacional del Automóvil (IAA) en 1969 como un fuerte atractivo para los visitantes.

¿Desea que le tengamos al corriente? Entonces, suscríbase a nuestro boletín de PLEXIGLAS®.