Rascacielos en Pekín

© istockphoto/Wenjie Dong

Construcción sostenible

El auge global de la construcción no se detiene y los productos duraderos y sostenibles cobran cada vez más importancia. Las láminas de PLEXIGLAS® hacen que las fachadas y las ventanas conserven todo su atractivo durante décadas.

Según la ONU, en 2050 dos tercios de la población mundial vivirá en zonas urbanas. Hoy, ya es casi la mitad. A la vez se observa un fuerte crecimiento de la población de más de 80 millones de personas al año. Una consecuencia de esto es el constante auge global de la construcción. Los expertos estiman que el volumen mundial de construcción podría aumentar en un 85% hasta 2030. Esto conlleva una demanda creciente de productos duraderos y sostenibles en la arquitectura y el sector de la construcción.

“La tendencia al uso de materiales de construcción duraderos tiene distintos motivos”, comenta Michael Enders, experto en aplicaciones de construcción de la marca PLEXIGLAS®. “Por un lado, los componentes duraderos no requieren de una renovación o un recambio demasiado frecuente, lo que reduce costes a la vez que protege el medio ambiente”. Por otro lado, se está construyendo cada vez más en regiones en las que los elementos de construcción externos se ven sometidos a una intensa radiación UV y a condiciones meteorológicas extremas. “La luz solar y la lluvia son unos de los mayores enemigos de los plásticos”, explica Enders. Por este motivo, las ventanas o los elementos de fachadas de plástico expuestos a estas condiciones son dotados de una capa protectora adicional con el fin de aumentar su durabilidad.

Un escudo protector contra el viento y el clima

No obstante, los recubrimientos como el barniz y otros revestimientos suelen ser muy delgados y sufrir arañazos, desprenderse o agrietarse con facilidad. “Esto provoca rápidamente un aspecto degradable”, añade Enders. “Nuestras láminas de PLEXIGLAS® multicapa protegen los elementos de construcción externos de forma duradera”. Estas son utilizadas como cubierta para elementos de fachada y perfiles de ventana, entre otros usos. “PLEXIGLAS® ofrece una resistencia incomparable a la intemperie y está formado por componentes resistentes a la radiación UV mezclados con absorbentes de luz UV de alta calidad”, destaca Enders. “Por ello, PLEXIGLAS® es el material perfecto para proteger las fachadas expuestas a los fuertes efectos de la radiación UV”. Además, ni la humedad ni las fluctuaciones de temperatura afectan a las propiedades de este material.

Arquitectura sostenible

Las láminas de PLEXIGLAS® funcionan como un escudo protector para los materiales subyacentes. Por ejemplo, los perfiles de ventanas de PVC o las fachadas pueden dotarse de una lámina de polimetacrilato de metilo (PMMA) –la denominación química correcta para PLEXIGLAS®–, la cual brindará al mismo tiempo protección contra el viento, la radiación UV y los productos químicos. Así, por ejemplo, un fabricante produce elementos de fachada de planchas de fibra de vidrio, los cuales son revestidos con una cubierta de lámina de PLEXIGLAS®. Con ello se protege la resina termoestable y las fibras de vidrio, permitiendo que las planchas mantengan su apariencia atractiva y brillante durante largo tiempo. También en las planchas prensadas de plástico estratificado –utilizadas, por ejemplo, como capa externa para el aislamiento térmico adicional en hogares– se emplean láminas protectoras de PLEXIGLAS®.

Puesta en marcha de la nueva planta de láminas

“Las posibilidades de uso de nuestras láminas de PLEXIGLAS® son ya muy diversas”, recalca Enders, “y en el futuro podrán ser utilizadas también en otras aplicaciones”. Esto se debe a que el área comercial Acrylic Products, fabricante de estas láminas especiales, ha puesto en marcha en otoño de 2018 una nueva planta de producción de láminas multicapa en la localidad alemana de Weiterstadt. “Con esta nueva planta estamos en condiciones de fabricar láminas muy anchas y con una cantidad de capas sin precedentes, que harán que los elementos de construcción externos en la arquitectura puedan utilizarse durante décadas”, afirma Enders. Asimismo, la planta abre nuevas posibilidades de diseño y procesado para el diseño de fachadas: “Gracias a ella podemos fabricar láminas especiales aún más anchas que, a su vez, hacen posible la creación de elementos de fachada más grandes”, explica Enders. De ese modo, las fachadas para edificios pueden estar compuestas de menos elementos individuales, ofreciendo así una apariencia homogénea que mantiene su atractivo durante mucho tiempo.

Existen láminas de PLEXIGLAS® para distintos campos de aplicación, pudiendo utilizarse, entre otros, como guías de luz.