Velas de sonido de PLEXIGLAS® iluminadas en colores

© Lichtobjekte estol GmbH

Un prodigio acústico y luminoso

En los conciertos no hay nada más importante que un buen sonido. En la Landesfunkhaus (estación radiofónica estatal) de la Radio del Norte de Alemania (Norddeutscher Rundfunk o NDR) en Hanóver, las velas de sonido de PLEXIGLAS® mejoran la acústica y caracterizan al mismo tiempo la escenografía.

Casi a diario, la Orquesta Sinfónica de la NDR, una emisora pública regional, toca en el gran estudio de radiodifusión de la Funkhaus. Sin embargo, la forma hexagonal de la sala, así como un techo intercalado hacen que una buena acústica sea difícil de obtener. Como solución se instalaron en el techo elementos de PLEXIGLAS® difusores del sonido, las llamadas velas de sonido. Estas no solamente garantizan un buen sonido en la sala, sino que también ofrecen un bonito aspecto gracias a su iluminación integrada.

Condiciones complicadas

No hay dos conciertos iguales, pero cada uno de ellos depende de una buena acústica. Sin embargo, con hasta 140 músicos sobre el escenario y un máximo de 1.200 oyentes en el público, a lo que se suman condiciones distintas en cada concierto, es difícil conseguir siempre un sonido excelente. En el gran estudio de radiodifusión de la Landesfunkhaus en Hanóver, protegido en calidad de monumento histórico, la forma hexagonal de la sala, así como los revestimientos de techo a partir de elementos de madera contrachapada hacen aún más complicado conseguir un buen sonido. “Hasta que el sonido se refleje de un lado al otro, se necesita tiempo. Por eso para los músicos era difícil tocar sincronizados”, explica Michael Lahme, director de Lichtobjekte estol GmbH y desarrollador técnico de las velas de sonido. “Ese fue el motivo por el que la Landesfunkhaus acudió a nosotros para solicitarnos algún tipo de techo artificial que mejorara la acústica”.

Velas de ajuste flexible

Esto situaba a los desarrolladores técnicos de estol frente a un desafío totalmente nuevo: “Normalmente en nuestros proyectos lo que está en primer plano es una iluminación individual”, comenta Lahme. “También habíamos realizado ya algunos elementos luminosos que absorbían el sonido”. No obstante, para la Landesfunkhaus de Hanóver era preciso reflejar el sonido y dispersarlo de una forma especial para llevarlo lo más lejos posible y que llegara a todos los músicos y también al público sin perder el compás en lo más mínimo. Además, las velas de sonido no debían interferir en la óptica de la escenografía, sino más bien al contrario, ponerla en valor.

Moldeado

PLEXIGLAS® LED era el material perfecto para nuestro propósito.

Michael Lahme
director de Lichtobjekte estol GmbH

“Para la tarea necesitábamos un material tan duro como fuera posible, ya que los materiales con una elevada densidad reflejan mejor ante todo los tonos graves de los instrumentos. Además, el material debía ser capaz de emitir luz en toda su superficie”, narra Lahme. “Con su iluminación lateral por ambos lados, PLEXIGLAS® LED, que ya conocíamos de otros proyectos, era perfecto para nuestro propósito”. El bajo peso del material y la buena maleabilidad del cristal acrílico de marca de Evonik fueron motivos adicionales para la elección. El sonido se propaga normalmente en todas las direcciones de forma simétrica a partir de la fuente sonora. Sin embargo, si encuentra resistencia, puede verse reflejado o interrumpido. Para que el sonido pudiera llegar de la forma deseada a los miembros de la orquesta sobre el escenario y también al público, las 16 planchas de PLEXIGLAS® LED fueron moldeadas en un primer momento por los especialistas en plástico de la empresa Kreideweiss GmbH para otorgarles una forma cóncava y pegadas con ACRIFIX®, antes de ser instaladas sobre el escenario, sujetas por tres cables.

Adaptación individual de las velas de sonido

PLEXIGLAS® como prodigio acústico

Para ajustar las velas de manera óptima, los músicos tocaron en primer lugar en una sesión de ajuste de dos días, durante la cual se recrearon los distintos escenarios y se midió la propagación del sonido. Ahora ya es posible adaptar las velas de sonido a los distintos escenarios en cada concierto a través de paneles de mando táctil.

Un cambio en el número de músicos sobre el escenario requiere también una adaptación de la propagación del sonido en la sala. Por ello, siete de las velas están montadas de forma fija, pero para las otras nueve es posible modificar la altura y la inclinación, pudiendo así adaptarlas a los distintos escenarios, como grandes orquestas, solistas u orquestas de cámara. “Las velas pueden ajustarse individualmente conforme al número y la posición de los músicos sobre el escenario”, afirma Lahme. “Eso hace que sean considerablemente más flexibles que un techo continuo”.

Una atracción luminosa

La iluminación de superficie de las velas de PLEXIGLAS® hasta en 16 millones de colores sumerge cualquier escenario para conciertos en un mar de colores.

Michael Lahme
director de Lichtobjekte estol GmbH

Pero las velas también aportan al gran estudio de radiodifusión en cuanto a la óptica: dado que pueden iluminarse, asumen también la función de lámparas de techo y garantizan de esa forma una óptima iluminación del escenario. Para iluminar las velas se emplean una sistema LED RGB de alto rendimiento. La luz que estos emiten se introduce a través de dos bordes en las planchas de PLEXIGLAS® LED. “Gracias a la buena conductividad de la luz de PLEXIGLAS®, la luz se conduce de manera uniforme por toda la superficie de la vela”, aclara Lahme. “El resultado es un elegante objeto luminoso, capaz de relucir hasta en 16 millones de colores”. Así, las velas de sonido de PLEXIGLAS® no solo garantizan un buen sonido en el gran estudio de radiodifusión, sino que al mismo tiempo crean la ambientación luminosa adecuada para el mismo.