Ventana subacuática de Hydrosight

© Hydrosight

Música en directo frente a la ventana subacuática

Para atraer a numerosos turistas de Dar es Salam hasta el Paparazzi Night Club, los dueños del local convirtieron su club musical en una atracción turística con ayuda de PLEXIGLAS®.

Los viajeros que se interesan por Tanzania piensan casi siempre en Zanzíbar, en playas de arena blanca y manglares. Pocas veces entra en su itinerario hacer una parada en Dar es Salam. Sin embargo, la sede gubernamental no solo ofrece una perspectiva histórica de la época colonial alemana. Como sugerencia local destaca la zona de ocio nocturno del barrio de Oyster Bay. Para conseguir que su club se desmarcara de la competencia, dos expatriados suizos buscaban algo que lo hiciera realmente único.

Cuando se trata de ventanas subacuáticas de PLEXIGLAS®

“Para una piscina con hasta 1,5 metros de profundidad se necesitan planchas de PLEXIGLAS® con un espesor mínimo de 40 milímetros”, comenta Moritz Meinesz, director de la empresa Hydrosight. Solo así la plancha de cristal acrílico puede soportar la presión del agua. El factor decisivo que determina el espesor con el que debe cortarse el PLEXIGLAS® es la profundidad a la que vaya a montarse la ventana subacuática. “También el tamaño de la ventana de cristal acrílico desempeña por supuesto un papel”, afirma el instalador.

Una vista especial a la piscina

Su idea: el Paparazzi Night Club debía ofrecer, a través de una plancha transparente, una vista directa a la piscina del Hotel Slipway, en cuyas instalaciones está ubicado el club musical. “Durante el día, los clientes sentados en los taburetes pueden observar a los bañistas mientras nadan. Cuando está oscuro, la piscina ilumina el sótano, creando efectos de luz muy particulares”, cuenta Moritz Meinesz. El director de la empresa especializada en ventanas subacuáticas de PLEXIGLAS® Hydrosight ha ayudado a los dueños del local a hacer realidad su concepto de experiencia gastronómica.

Son ya tantos los cientos de piscinas, tanques de inmersión y mundos submarinos que ha equipado con sus elaboraciones de cristal acrílico que ya ha perdido la cuenta. “Se trataba de nuestra primera piscina en Tanzania”, afirma el experto, añadiendo a continuación “pero no nuestra primera plancha transparente de PLEXIGLAS® empleada para la iluminación ópticamente sugerente de espacios, lo que me hace suponer que esto obedece a una tendencia”. A este respecto, el cristal acrílico de marca de Evonik presenta la ventaja de ser absolutamente incoloro, además de ofrecer una vista de la piscina sin distorsiones: “los colores y las proporciones pueden verse tal y como realmente son, sin tintes verdes ni enturbiamientos”, explica Meinesz.

Meinesz suministra normalmente sus planchas transparentes de PLEXIGLAS® de tal forma que el cliente pueda montarlas él mismo in situ. “Esta vez quería ser yo mismo quien realizara el montaje”, comenta el instalador. Así, mandó embarcar la plancha de PLEXIGLAS® de 40 milímetros de espesor, tres metros de anchura y 80 centímetros de altura por flete marítimo y tomó un vuelo con el mismo destino. Las circunstancias en Tanzania son distintas a las de Europa. “Empezando por las altas temperaturas, que no han facilitado precisamente el montaje”, narra el experto.

“Dado que PLEXIGLAS® es mucho más ligero que el cristal, a los proyectistas también nos resulta más sencillo de montar. Además, es extraordinariamente robusto. Si el PLEXIGLAS® se cae en algún momento o no se sujeta en un revestimiento de silicona, no se estropea”.

Moritz Meinesz
Director, Hydrosight

PLEXIGLAS® se expande con el calor

“Debido al calor en Tanzania y a la fuerte radiación solar, al montar PLEXIGLAS® es preciso tener en cuenta algunas particularidades”, explica Meinesz. “Lo ideal habría sido extender una sombrilla frente a la construcción”, sentencia. A fin de cuentas, al instalar las planchas de cristal acrílico se echa en falta el agua de la piscina para refrescar. “Como proyectista, uno debe contar con que las planchas transparentes de PLEXIGLAS® pueden expandirse con el calor“, explica el experto. Para que la plancha de PLEXIGLAS® no ejerza una presión excesiva sobre la pared de hormigón, especialmente a altas temperaturas, y sufra daños, esta se enmarca en una costura de silicona de 30 mm de espesor. “De esa forma se deja un margen para que la plancha de cristal acrílico pueda expandirse y contraerse”, afirma Meinesz. No hay que olvidar que la plancha debe soportar de forma constante la presión de aproximadamente 300.000 litros de agua.