El artístico cristal de sal bajo la lluvia en Passau

© Dietrich Förster, Kinsau

De bloque a cubo y finalmente a cristal

Un enorme cristal de sal remite en Passau al pasado de la ciudad como importante estación en una ruta comercial de la sal. Al mismo tiempo, la obra de arte muestra lo fácil que es pegar PLEXIGLAS®.

Para dar forma al cristal de sal, los especialistas en plástico de la empresa austriaca k-tec GmbH fabricaron en primer lugar un bloque de PLEXIGLAS® con forma de cubo. Para ello, unieron varias planchas con un adhesivo de polimerización. Esto puede sonar tan sencillo como juntar hojas de papel con un adhesivo, pero en realidad se trata de un proceso químico complicado. El resultado justifica el esfuerzo: el bloque de cristal acrílico macizo y transparente es extremadamente estable, pesa solamente la mitad que el vidrio blanco y las líneas de pegado no se distinguen a simple vista.

Cristal luminoso

Desde 2015, el “cristal luminoso” es el blanco de todas las miradas en el puente Ilzbrücke de Passau: lo que normalmente se ve diminuto incluso sobre la yema de los dedos se exhibe aquí aumentado 1000 veces, un cristal de sal que además se ilumina en la oscuridad. El artista Dietrich Förster de Apfeldorf creó el monumento para recordar la importancia de la ruta de la sal en la ciudad de Passau, antiguamente conocida como el “Sendero de oro”, que pasaba por allí en la Edad Media. En ese punto se efectuaba el transbordo de la sal de la vía fluvial a la terrestre para continuar con el transporte hasta Bohemia, donde se empleaba para la conservación de la carne.

Un cristal de cloruro sódico hecho de cristal acrílico

Inicialmente Förster exploró la idea de crear la escultura, de unos 3,20 metros de altura incluyendo el pedestal, a partir de planchas laminadas de vidrio blanco. “Sin embargo, ciñéndose al presupuesto prefijado no era posible conseguir un pegado resistente a la intemperie de las planchas de cristal que soportara de forma duradera las fuerzas de cizallamiento generadas por la inclinación de aprox. 45 grados de las planchas de cristal”, relata Förster. La solución: PLEXIGLAS®. El cristal acrílico de marca de Evonik se puede pegar y procesar fácilmente, es once veces más resistente a la rotura y pesa solamente la mitad que el vidrio blanco. “Además, la transparencia incolora de PLEXIGLAS® resulta más apta para reproducir la impresión de un cristal de cloruro sódico que el vidrio blanco con su tonalidad verde-azulada”, comenta Förster. Esta impresión óptica se mantiene durante muchos años, ya que PLEXIGLAS® es resistente a la intemperie y a UV.

Pegar plástico sin ampollas

“En el primer paso fabricamos para la obra de arte un bloque en bruto con una longitud de canto de un metro, ya que no existen bloques de cristal acrílico prefabricados de ese tamaño”, explica Thilo Üblagger, director de la empresa k-tec GmbH de Salzburgo, especializada en conformación térmica. Para simplificar, podemos decir que los expertos en piezas de cristal acrílico pegaron para ello varios bloques de PLEXIGLAS® en capas con un espesor de 150 mm para formar un cubo de un metro cúbico. Sin embargo, a pesar de que la asociación surja de inmediato, el proceso no tiene nada que ver con el hecho de unir dos hojas de papel con pegamento.

Pegado de PLEXIGLAS®

Evonik ofrece una amplia gama de adhesivos especiales para pegar PLEXIGLAS® y otros cristales acrílicos con ellos mismos o con otros materiales. Estos adhesivos se distribuyen bajo la marca ACRIFIX®. Descubra el mundo de ACRIFIX®.

Adhesivo para PLEXIGLAS®

Detrás de esto se esconde en realidad un proceso complejo en el que todos los parámetros deben encajar: desde el corte limpio de las piezas de cristal acrílico que deben unirse hasta la duración del proceso, pasando por la temperatura adecuada respectiva. “Precisamente para obtener una línea de unión sin burbujas se necesita además una gran experiencia en la aplicación del adhesivo”, aclara Üblagger. Para unir PLEXIGLAS® con PLEXIGLAS® se requiere un adhesivo de polimerización especial, en este caso uno de desarrollo propio para la unión de bloques, ACRIFIX® 5R 0194. Se trata básicamente de PMMA líquido, la correcta denominación química de PLEXIGLAS®, que a continuación pasa a formar una unión extremadamente estable y casi incolora con las piezas que deben pegarse para quedar fijas.

Todo acerca de la unión de PLEXIGLAS® con ayuda de los adhesivos ACRIFIX®.

El adhesivo posee unas propiedades químicas casi idénticas a los bloques que deben pegarse. Por ello, el bloque en bruto de PLEXIGLAS® parece estar hecho de una sola pieza.

Thilo Üblagger
Director de k-tec GmbH

Primero pegar, después fresar y pulir

A la polimerización (el fraguado de la unión) le sigue a continuación el templado. Así es como se denomina el enfriamiento lento, en ocasiones incluso durante días, del cristal acrílico. Sin este paso podrían producirse grietas por tensión, debido a que la energía suministrada previamente busca abrirse camino. “El resultado presenta aproximadamente la misma resistencia que el propio PLEXIGLAS®”, afirma Üblagger.

Una vez finalizado este procedimiento dio comienzo en k-tec GmbH el fresado del cristal de cloruro sódico a partir del bloque de cristal acrílico. Los bordes raspados de ese modo y por ello con apariencia mate fueron lijados y pulidos a continuación, recuperando de nuevo de esa forma una superficie transparente y de alto brillo que puede verse desde lejos en el puente Ilzbrücke. Las estructuras semejantes a escaleras de la obra de arte establecen un vínculo gráfico con el Sendero de oro. Y aún hay más: la escultura, hecha con un material moderno, es el vínculo perfecto con el pasado.