© Linus Lintner Fotografie / Diseño: Naveen Mehling

¡Cuidado, que quema!

PLEXIGLAS® LED convierte un puestecillo de salchicha al curry berlinés en una atracción luminosa.

Currywurst no es lo mismo que currywurst: salchicha cocida con envoltura de tripa o sin, salchicha asada o de carne de vacuno; no sólo se usa un tipo determinado de salchicha. Y el asunto es un tanto más complicado cuando se habla de la salsa … Pero, independientemente del sinfín de recetas regionales, la currywurst es uno de los platos rápidos y de cantina más populares de Alemania. El invento de la especialidad culinaria ha dado lugar a muchas leyendas.

1952: Primera salchicha vendida

También la familia propietaria del puesto de salchichas berlinés Zur Bratpfanne (La sartén) puede contar su propia historia. Después de la guerra, Annemarie, que sería más tarde la esposa de Günter Mosgraber, fundador de la empresa, trabajó en casa de una familia americana, donde aprendió a preparar una salsa condimentada de ketchup condimentada con curry para las hamburguesas. Partiendo de estos conocimientos se desarrolló la receta familiar, usada por Günter Mosgraber en 1952 para la primer currywurst vendida. En los últimos 60 años, esta receta de los Mosgraber para las salchichas al curry y otras delicias calóricas no ha cambiado, pero sí el aspecto de su puestecillo callejero, que lleva desde 1966 en su lugar actual en la calle comercial Schlossstrasse en el barrio berlinés de Steglitz. Después de numerosas renovaciones y ampliaciones, el puesto se convirtió en una atracción luminosa en septiembre de 2011. Y eso, gracias al PLEXIGLAS® LED.

„Tuve que esperar más de diez años y, gracias al concepto moderno, por fin me dieron un permiso de construcción“, cuenta Matthias Mosgraber, dueño actual e hijo del fundador. „Se convirtió en un verdadero proyecto de diseño con el que quería reforzar el ambiente de la calle.“ En el nuevo puesto se unen tradición y modernidad: en el techo del pequeño edificio, que consiste de una construcción en acero y 27 superficies de vidrio iluminadas, resalta el letrero antiguo “Zur Bratpfanne”.

Iluminación superficial homogénea

„El Zur Bratpfanne salta a la vista ya desde lejos. Parece un diamante luminoso. Gracias al sistema de placas LED a medida y PLEXIGLAS® LED, los colores resaltan incluso en la luz clara del entorno de la calle comercial“, explica el diseñador de luz Naveen Mehling, quien planeó y realizó el concepto de iluminación. En la parte exterior, la iluminación superficial es de vitrocerámica de vidrio blanco de alta calidad con un espesor de 21 mm. En el interior se usó PLEXIGLAS® LED de 8 mm de espesor. Mirándola desde cerca, la retroiluminación de la vitrocerámica opalina crea un efecto tridimensional que recuerda a los cristales de hielo. „Incluso sin iluminación, este material se presta para fachadas con un aspecto interesante y una arquitectura de calidad. La vitrocerámica consigue además una dispersión suave de la luz. Los colores son muy intensos y, a la vez, cuentan con un toque leve de color pastel“, cuenta Mehling.

El vidrio se retroilumina con LEDs potentes colocados en los cantos de PLEXIGLAS® LED. El resultado: una superficie iluminada de manera homogénea, sin focos ni rayas. “Para conseguir un efecto luminoso óptimo en el PLEXIGLAS®, naturalmente se requieren fuentes de luz de alta calidad, módulos de control y un programa informático confortable para que la aplicación sea fácil de usar”, explica Mehling. Los 27 campos de vidrio son elementos luminosos independientes que pueden alumbrarse por separado a través de módulos DMX controlados por teléfono inteligente, tableta u ordenador. 16 millones de colores son posibles, en teoría. “El ambiente luminoso puede variarse, por ejemplo, según la hora del día y las condiciones de luz”, cuenta Mehling.

Currywurst und Pommes Frites

Lo esencial es la salchicha

La “currywurst” (salchicha al curry) es un plato alemán muy apreciado. La forma de prepararlo varía mucho de una región a otra: según la zona, la salchicha se fríe o se cuece, se deja entera o se trocea, y se sirve con una salsa de tomate y curry o de kétchup y curry. El plato se inventó, según las fuentes, ya en 1949 en Berlín. Allí es donde actualmente existe un Museo de la currywurst.

© Jasom/fotolia

Sorpresas creativas

“Los colores no sólo pueden atenuar y elegirse sincrónicamente, sino pueden sorprender una y ­otra vez a los transeúntes con movimientos de color dinámicos en casi infinitas combinaciones”, explica el diseñador de luz. Actualmente, el color cambia cada día. “Pero estamos planeando ampliar el concepto de luz”, cuenta Mosgraber. También la marquesina de vidrio forma parte del mismo: las juntas de 5 mm de ancho que se ­encuentran entre las diferentes secciones de la construcción portante del techo, y a las que no se suele hacer mucho caso, se rellenaron con tiras de PLEXIGLAS® Satinice. “El material dispersa la luz de los LEDs naranjos de forma óptima. A pesar de la iluminación directa con los alumbrantes y la corta distancia entre el punto de salida de la luz y la superficie difusora no se crea ningún foco, es decir, punto de luz LED”, cuenta Mehling. “La luz LED blanca cálida en el interior y la iluminación enfocada de la superficie de entrega de comida con reflectores LED potentes convierten la visita del puesto en un regalo especial para el paladar y la vista.”

Luz: la mejor publicidad

Llama la atención de muchas personas que antes quizás ni siquiera nos conocían

Matthias Mosgraber
Propietario del puesto de salchichas e hijo del fundador de la empresa

Y eso lo nota el dueño también a la hora de sacar las cuentas. “La luz es simplemente la mejor publicidad. Llama la atención de muchas personas que antes quizás ni siquiera nos conocían”, así Mosgraber. Pero la mayoría son clientes fijos. El experto en salchichas sabe: con sólo publicidad no basta. La cualidad ha de estar acorde con el resto. Por eso, el nuevo puesto no opta sólo por el diseño sino también por la técnica de cocina más moderna. Receta familiar sí o sí: “Para mí, la mejor currywurst es la que les haga volver a los clientes”, dice Mosgraber.