© Airbus Helicopters

Cuando cada segundo cuenta

Los acristalamientos para helicópteros de PLEXIGLAS® garantizan una clara visibilidad y la máxima seguridad.

Cuando despegan, a menudo es cuestión de segundos: los helicópteros de salvamento. Tanto en un accidente de coche en el centro de la ciudad como en una operación de rescate en alta montaña o con fuertes vientos en el mar, las condiciones extremas de intervención imponen las máximas exigencias al material.

Cristal frontal con vista panorámica

Gracias a su estructura de filigrana y, al mismo tiempo, a su seguridad y estabilidad superiores, el “H135” (antes de 2014, “EC135”)  ha demostrado su eficacia en el salvamento aéreo. Fabricado desde 1996 por la empresa Airbus Helicopters (antes de 2014, Eurocopter), este pájaro ligero y fácilmente maniobrable está a la altura de todas estas exigencias: los rotores son flexibles, ligeros y a pesar de todo estables, los motores, fiables y potentes. A menudo de ello depende algo más que la propia vida de los pilotos. Lo que ellos no pueden ver, a pesar de encontrarse justo delante de sus narices: el cristal frontal, que permite la vista panorámica, no es realmente de cristal. PLEXIGLAS® de Evonik garantiza, además de una clara visibilidad y protección UV, la máxima seguridad durante las operaciones de salvamento.

Acristalamientos para helicópteros de PLEXIGLAS® aseguran una buena visibilidad en el H135. © Airbus Helicopters

Más de 20 años de H135

Desde su entrada al mercado en 1996, el H135 ligero de dos motores ha realizado en total más de cuatro millones de horas de vuelo. Se han suministrado unos 1.200 modelos, empleados por más de 300 operadores en 60 países. Lea más acerca del H135.

Ventajas decisivas

PLEXIGLAS® tiene solamente la mitad de peso que un cristal mineral convencional. Gracias a ello disminuye el consumo de combustible y los equipos de rescate pueden volar más tiempo durante las operaciones. Todos los cristales transparentes del modelo H135 están fabricados en este moderno material: acristalamiento frontal, lateral y trasero.

El cristal no resultaría adecuado para ello, principalmente por motivos de seguridad. En caso de accidente, por ejemplo el impacto de un pájaro, el cristal se rompería en muchos pedacitos pequeños, lo que dificultaría la visibilidad. Con PLEXIGLAS® no existe este peligro. En ese caso, únicamente el área en cuestión resultaría dañada. Además, las planchas permiten un moldeado excelente, permitiendo a los pilotos una óptima vista panorámica, un aspecto importante en las cabinas esféricas de los helicópteros.

Calidad y óptica comprobadas

Hasta el momento del despegue, el PLEXIGLAS® ha recorrido un largo camino. Todo empieza en la planta de Evonik en Weiterstadt, donde el material se fabrica en un proceso especial de fundición. A continuación, Evonik certifica cada plancha de PLEXIGLAS® que va a entregarse según la norma de aviación. En cuanto a calidad óptica, estrecha tolerancia de espesor y propiedades mecánicas, la industria aeronáutica impone las máximas exigencias al cristal acrílico.

Del procesamiento posterior del material se encarga seguidamente la empresa especializada en acristalamientos para helicópteros Josef Weiss Plastic de Hofolding. El plástico se calienta y se alarga y estira hasta obtener la forma correspondiente. Esto es importante para que los pilotos tengan una vista libre de distorsiones. Cada plancha se comprueba hasta el mínimo detalle. ¿Existen defectos ópticos en el material? ¿Son correctos el tamaño y la forma? Es cuestión de milímetros.

Uso fiable

Durante el uso es cuando las cosas se pondrán serias para la plancha de PLEXIGLAS®. Las operaciones de salvamento aéreo requieren elevadas exigencias en cuanto al material. El helicóptero, acristalamiento incluido, debe resistir los cambios extremos de temperatura, el viento, las condiciones meteorológicas y la radiación UV agresiva, más aún cuando cada segundo cuenta.