Intelligent Light System LED de Automotive Lighting, utilizado por Mercedes-Benz en su Clase C actual, con tres compuestos de moldeo PLEXIGLAS® y PLEXIMID® distintos.

© Daimler AG

Ver y ser visto

Los materiales empleados en los faros de automóviles deben cumplir elevadas exigencias. Ese es el caso de los compuestos de moldeo PLEXIGLAS® y PLEXIMID® en el Intelligent Light System LED de Automotive Lighting, integrado por Mercedes-Benz en su Clase C.

Los conductores también deben poder reaccionar bien en situaciones de peligro al atardecer y en la oscuridad. Para ello, los fabricantes de automóviles y proveedores emplean fuentes de iluminación cada vez más potentes. Se trate de tecnología halógena, luz de xenón o LED, todas ellas tienen algo en común: las fuentes de iluminación necesitan un material que las rodee y dirija la luz de forma enfocada hacia la carretera.

Durante mucho tiempo fueron los difusores perfilados quienes asumieron esta tarea en los faros. En la actualidad, la distribución de la luz se efectúa mediante reflectores de forma libre con cálculo numérico o módulos de proyección más ambiciosos directamente en el faro. Por consiguiente, estos se caracterizan por sus tapas de protección claras con atractivo estético.

Luz inteligente

“Las distintas funciones de un faro plantean diversos requisitos al material utilizado”, explica Klaus Kratschmann, responsable de ID en Automotive Lighting. Por ejemplo, en el Intelligent Light System LED, fabricado desde 2013 por Automotive Lighting para Mercedes-Benz, dos módulos de proyección asumen conjuntamente la función de luces de cruce. La flexibilidad de estos módulos supera las posibilidades de la luz de xenón: así, la distribución de la luz se adapta a la velocidad de desplazamiento y las circunstancias del entorno. “De esa forma, el faro ilumina la calzada conforme a la situación específica”, comenta el Dr.-Ing. Ernst-Olaf Rosenhahn, jefe de Innovaciones de faros en Automotive Lighting.  Para ello, los módulos se equipan con conjuntos de LED, accesorios ópticos y una lente de proyección de PLEXIGLAS® Heatresist FT 15. “El material ofrece una óptima transmisión de la luz para nuestra aplicación”, señala Henning Weinhold, técnico de iluminación en AL. Con el polimetacrilato de metilo (PMMA) de marca de Evonik también se evita la aparición de franjas de colores que perturben la óptica desde la zona periférica de las lentes. Ello se debe a la baja doble refracción óptica del material y a su al mismo tiempo elevado coeficiente de Abbe, que garantiza efectos reducidos de dispersión.

“El material ofrece una óptima transmisión de la luz para nuestra aplicación”

Henning Weinhold
Técnico de iluminación en Automotive Lighting

Además, PLEXIGLAS® es absolutamente incoloro y transparente. Esto pone de relieve otra característica de los LED: proporcionan un color de la luz similar a la luz natural y de esa forma resultan más agradables a los ojos del conductor. Esta cualidad óptica se mantiene a largo plazo en el caso del PLEXIGLAS®. Incluso después de varios años el material no pierde nada de su elevada transmisión y ofrece un rendimiento luminoso elevado y constante. Tampoco las elevadas temperaturas que imperan en un faro pueden afectar al material.

Zwei Designer von Mercedes-Benz probieren Materialien an einem Scheinwerfermodell aus

Impresión general homogénea

Para una impresión general homogénea, los diseñadores escogieron materiales incoloros, incluso para los intermitentes.

© Daimler AG

Resistencia al calor

Junto a todas las ventajas que presentan para los faros, los LED someten al mismo tiempo a una dura prueba al material utilizado: según el tipo de LED y la estructura de las ópticas pueden producirse temperaturas muy superiores a los 100 grados centígrados, incluso durante un periodo de funcionamiento prolongado. A pesar de ello, las cubiertas, lentes y guías de luz no deben deformarse, decolorarse ni enturbiarse. “Esto es algo que realmente no puede darse por hecho en los plásticos transparentes. Materiales como el policarbonato e incluso sus variantes resistentes a las altas temperaturas amarillean con el tiempo. Esto hace que se reduzca el rendimiento luminoso y se pierda el brillo óptico”, explica Martin Mohrmann, Senior Technical Marketing Manager Automotive en Evonik. Los compuestos de moldeo especiales de PLEXIGLAS®, en cambio, están optimizados para distintos requisitos de temperatura, por ejemplo, PLEXIGLAS® Heatresist FT15 resiste sin problemas el esfuerzo térmico en los módulos de proyección.

“Para nosotros era importante conseguir para la Clase C de Mercedes-Benz formas reducidas y puristas que destaquen su tecnología inteligente”.

Stefan Handt
Jefe de Design Exterieur Lights & Parts en Mercedes-Benz

Para temperaturas aún más elevadas resulta adecuado el compuesto de moldeo especial PLEXIMID®, cuya denominación química correcta es polimetacrilimida de metilo (PMMI). Sometido a una carga térmica constante, se mantiene totalmente estable: la transmisión, el valor de amarillamiento y el enturbiamiento apenas experimentan cambios incluso durante una prueba constante de cuarenta días a 150 grados centígrados. Por ello, se emplea en numerosos faros de las series actuales de Mercedes-Benz como guía de luz en las luces de marcha diurna con una oscilación en forma de antorcha. En este componente los LED se integran muy cerca detrás de la guía de luz, por lo que rápidamente se producen temperaturas de hasta 130 grados. Con PLEXIMID®, el rendimiento luminoso mantiene la misma intensidad incluso después de muchos años. “Esto es importante, al fin y al cabo el propósito de las luces de día también es que el automóvil resulte fácilmente visible para los demás”, destaca Mohrmann.

Aspecto homogéneo

A la visibilidad también contribuyen los intermitentes, que en el Intelligent Light System LED constan de seis ópticas individuales. Lo especial: los diseñadores renunciaron a una cubierta de color y se decidieron por el compuesto de moldeo estándar incoloro PLEXIGLAS® 8N. Este cuenta con una buena resistencia a la deformación por calor, que resulta adecuada para el esfuerzo térmico comparativamente bajo en este componente. “Para nosotros era importante conseguir para la Clase C de Mercedes-Benz formas reducidas y puristas que destaquen su tecnología inteligente”, afirma Stefan Handt, jefe de Design Exterieur Lights & Parts en Mercedes-Benz. “Puesto que los LED de las luces intermitentes emiten una luz amarilla, gracias a PLEXIGLAS® transparente, que reproduce el color con exactitud, pudimos renunciar a una cubierta de color para el indicador de dirección. De esa forma se consigue una impresión general atractiva para el faro”. Así, los faros determinan la imagen con fuerte personalidad y típica de marca de la Clase C de Mercedes-Benz. Ser visto y ser reconocido.

Rote Mercedes-Benz C-Klasse

Apariencia típica de marca

Los contornos de faros de trazo claro determinan la imagen con fuerte personalidad y típica de marca de la Clase C de Mercedes-Benz.

© Daimler AG