© Evonik

Aunar la tradición con el día a día

El té pu-erh de China no es ningún producto básico, sino algo que requiere una presentación atractiva al ser puesto a la venta. PLEXIGLAS® da la proyección adecuada a esta bebida selecta en una tienda de té especial.

El té en China es sinónimo de tradición y cultura. El té fue durante siglos una bebida imperial, y de esa forma se preparaba y presentaba. No se bebía sin más, se disfrutaba, de ahí el ritual de la ceremonia del té, famoso hasta nuestros días. Esta tradición hace que sea indispensable una presentación elegante y sugerente si, por ejemplo, se quiere vender un producto especialmente valioso.

Eso es lo que hace la tienda de té “Pure Pu’er”, en la ciudad china de Kunmíng. Esta tienda ofrece exclusivamente té pu-erh, una variedad de té que se caracteriza por un proceso de maduración especialmente largo; muchos tés tienen más de 100 años, y lo mismo que ocurre con el buen vino se aplica al té pu-erh: cuanto más viejo es, más fino y maduro es su sabor, pero también su precio es más elevado. No es inusual pagar el equivalente a 10 euros y más por 100 gramos. Para presentar esta delicia de una forma atractiva, para el diseño interior de “Pure Pu’er” se optó por una mezcla de madera y cristal acrílico. La elección recayó en este caso en el cristal acrílico de marca PLEXIGLAS® Satinice.

La sala de ventas permite vivir la experiencia del té

El diseño de la tienda representa un vínculo entre pasado y presente, entre la tradición y el día a día. La venerada variedad de té puede experimentarse en la sala de ventas, donde el diseño genera la atmósfera adecuada para la venta. Las planchas dan luz la sala, ya que el PLEXIGLAS® Satinice está totalmente iluminado. Gracias al material, la luz que incide desde atrás puede dispersarse de manera uniforme por toda la superficie. Los rasguños y las marcas de uso no resultan visibles siquiera con luz clara, ya que el PLEXIGLAS® Satinice de color verde luminoso es inmune a ellos y resiste el desgaste cotidiano. Las planchas de color verde kiwi captan la esencia de las hojas de té con su color original verde. También los patrones florales enmarcados sobre el material establecen una relación con las hojas de té. Una ventaja del material: fijar ornamentos en el cristal acrílico de marca es muy sencillo, estos pueden imprimirse o bien pegarse sobre el mismo.

El secreto del pu-erh

El procedimiento exacto de la producción del té pu-erh es, de hecho, un secreto a buen recaudo; lo único que se sabe es que las hojas se refinan en una fermentación especial posterior, que puede durar entre seis meses y 60 años. De esta forma el té obtiene su típica coloración entre rojiza y parduzca y su sabor terroso, casi ahumado, que ya los emperadores chinos sabían apreciar.

© Azovtsev Maksym / shutterstock.com

PLEXIGLAS® está perfectamente capacitada en múltiples aspectos para dar al “té imperial” la proyección adecuada. Los visitantes de la tienda “Pure Pu’er” se toman su tiempo para escoger, se sientan y degustan muestras. El diseño atractivo de la tienda y la atmósfera sugerente garantizan que esta experiencia no solamente esté dirigida a las papilas gustativas, sino a todos los sentidos.