Phonosuper SK 4 de Braun

©picture alliance / ZB

Phonosuper SK 4, una leyenda del diseño: el disco favorito a la vista

Líneas claras, elementos de mando bien visibles: el Phonosuper SK 4 inauguró en los años 50 una nueva era en el diseño de productos. Su cubierta de PLEXIGLAS® le hizo recibir el apodo de “ataúd de Blancanieves”.

Los tocadiscos son aparatos sensibles. Las pequeñas motas de polvo y otros tipos de suciedad pueden dañar ligeramente la aguja y el disco, por lo que una cubierta resulta de gran utilidad. Pero a los amantes de estos aparatos, que con el tiempo han vuelto a ponerse de moda, también les gusta observar cómo se reproduce la música. El fabricante de electrodomésticos Braun dio con una solución para ello ya en 1956: la combinación de radio y tocadiscos Phonosuper SK 4 venía equipada con una cubierta transparente de PLEXIGLAS®.

Un diseño de producto pionero

Hasta entrados los años 50, los tocadiscos eran aparatos grandes y macizos, en su mayoría fabricados en madera oscura. Creado por los célebres diseñadores Hans Gugelot y Dieter Rams en 1956 para la empresa Braun AG, el Phonosuper SK 4 era totalmente lo contrario: su diseño sobrio y claro le hizo llamar la atención. Con su base de chapa pintada de blanco y su cubierta transparente, el producto daba una impresión elegante y moderna al mismo tiempo. Las piezas laterales de madera establecían un vínculo con el estilo de interiores de la época.

Phonosuper SK 4 von Braun

Innovación de diseño funcional

Los diseñadores pusieron en primer plano el carácter funcional de su combinación de radio y tocadiscos. Gracias a una clara disposición de los elementos de mando en la parte superior del aparato se logró incrementar la facilidad de uso.

©picture alliance / ZB

Cubierta transparente

Pioneros del diseño

Como diseñadores en la empresa Braun AG, Dieter Rams y Hans Gugelot desarrollaron una nueva generación de aparatos eléctricos que atrajeron gran atención en todo el mundo. En sus bocetos se dejaron guiar por las teorías de la Escuela Superior de Proyectación de Ulm. Entre los diseños más conocidos de los diseñadores de productos y muebles figuran también, además del Phonosuper SK 4, la afeitadora Sixtant 1, el receptor universal T 1000 y el altavoz electrostático LE 1.

Originalmente estaba prevista una cubierta de chapa para el Phonosuper SK 4. Sin embargo, se descubrió que, a un volumen elevado, la chapa podría generar un golpeteo. Como alternativa, Rams propuso una cubierta de PLEXIGLAS®. El cristal acrílico de marca de Röhm & Haas, una empresa predecesora de Evonik, convenció a ambos diseñadores por su excelente comportamiento de resonancia, que ya en los años 30 se aprovechó para crear instrumentos musicales, y al mismo tiempo permitía observar el giradiscos. De ese modo, el SK 4 fue una novedad en el diseño de productos y ejerció además una importante influencia en las décadas posteriores, en las que PLEXIGLAS® se convirtió en un material solicitado en la arquitectura y el diseño. Por cierto: debido a su cubierta de PLEXIGLAS®, el Phonosuper SK 4, al igual que ocurrió con el microcoche Messerschmitt, recibió en la lengua coloquial el apodo de “ataúd de Blancanieves”. Este término fue acuñado originalmente por el diseñador Hans Gugelot, que consideraba el PLEXIGLAS® como una moda pasajera; a día de hoy sabemos lo mucho que se equivocaba.

Phono-Abdeckhauben aus PLEXIGLAS®

Cubiertas transparentes

En la fase inicial, las cubiertas transparentes como la del SK 4 consistían en planchas coladas de PLEXIGLAS® pegadas entre sí, más tarde pasaron a ser en su mayor parte masas de moldeo de PLEXIGLAS® moldeadas por inyección. Con grandes números de unidades esto resultaba más económico, y abrió la posibilidad de materializar de manera casi ilimitada las esquinas y los bordes deseados por el diseñador y ejecutados de forma acentuada.

©Evonik Industries AG, Konzernarchiv Hanau