© BUTZBACH

Así, las fachadas y ventanas mantienen su belleza

La luz solar, el viento y el clima se cuentan entre los mayores enemigos de numerosos plásticos. Las láminas de PLEXIGLAS® son un escudo protector transparente.

Las fachadas y ventanas están permanentemente expuestas a las inclemencias del tiempo y los agresivos rayos UV. Por ese motivo, los plásticos empleados en ellas a menudo se revisten con una capa protectora para prolongar lo más posible su buen aspecto. Pero los revestimientos como el barniz y otros recubrimientos presentan un problema: a menudo son muy finos, y por ello pueden rayarse, desprenderse o agrietarse fácilmente, creando defectos ópticos. Las láminas de PLEXIGLAS®, en cambio, protegen los materiales situados por debajo de forma duradera.

Protección contra el viento y el clima

Láminas de PLEXIGLAS® y EUROPLEX®

Las láminas de PLEXIGLAS® se componen de polimetilmetacrilato (PMMA) y cuentan con un contenido distinto de absorbentes de UV. Las láminas de EUROPLEX® son láminas de PMMA coextruídas con fluoruro de polivinilideno (PVDF), en las que el fluoropolímero se encuentra en la superficie. Las láminas de PLEXIGLAS® y EUROPLEX® se fabrican en espesores de entre 50 µm y 750 µm, tanto para aplicaciones decorativas como de protección.

PLEXIGLAS® no solamente es muy resistente a la abrasión y las inclemencias del tiempo, sino que está compuesto en su totalidad por moléculas extremadamente fuertes y con estabilidad UV. Esto significa que no solamente la superficie, sino el material entero está protegido contra los efectos dañinos de la radiación solar. Por tanto, los arañazos en la superficie no perjudican a la protección UV. Las láminas de EUROPLEX® HC son especialmente resistentes, ya que debido a una capa de cubierta adicional disponen de una resistencia aún mejor a las inclemencias del tiempo y una excelente estabilidad química.

En base a estas propiedades, Evonik ha desarrollado una diversidad de láminas de PLEXIGLAS® y EUROPLEX® para proteger distintas aplicaciones de construcción en exteriores. Por ejemplo, los elementos de fachada de planchas de fibra de vidrio pueden revestirse con una capa de cubierta de lámina de PLEXIGLAS®, al igual que la fachada de fibra de vidrio VARIOPLANplus de la empresa BUTZBACH con una lámina de PLEXIGLAS® de protección contra las inclemencias del tiempo. Gracias a la lámina se adhiere menos suciedad a la fachada, y las fibras de vidrio están cubiertas, de manera que las planchas cuentan durante largo tiempo con una apariencia sumamente estética y brillante. Al mismo tiempo, gracias a su elevada translucidez, la lámina deja pasar suficiente luz solar para que las planchas de fibra de vidrio, por su parte, puedan conducir la luz del día hacia el interior, manteniendo así una de las mayores ventajas de las planchas de fibra de vidrio como elemento de fachada. Además, estos elementos de fachada tienen un aire ligero y proporcionan iluminación a los espacios interiores para una vistosa iluminación exterior de todo el edificio. Esto puede verse por ejemplo en el centro operativo de los bomberos y el suministro de agua en Leudelange (Luxemburgo).

Pero no sólo los elementos de fachadas de fibra de vidrio pueden protegerse mediante láminas de PLEXIGLAS®. También  las planchas prensadas de plástico estratificado, utilizadas por ejemplo como capa externa para el aislamiento térmico adicional en hogares, utilizan láminas de PLEXIGLAS® o EUROPLEX® HC para la protección.

Apariencia de madera duradera

A la apariencia externa de un edificio también contribuyen, además de la fachada, las ventanas. Una alternativa a las ventanas de madera, que deben lijarse y barnizarse de nuevo repetidas veces, con el coste consiguiente, son las ventanas de PVC, que se revisten con láminas de PLEXIGLAS® o EUROPLEX® HC con un acabado de madera. De esa forma, quienes construyen su propia casa pueden tener ambas cosas: apariencia de madera y una larga durabilidad. Esto queda garantizado por dos propiedades de PLEXIGLAS®: además de la protección UV natural con la que cuenta el material, es posible estampar acabados. Y puesto que el producto de marca es absolutamente incoloro, no se produce ninguna variación de color en los acabados aplicados en la parte posterior de la lámina. De esa forma, por ejemplo, se genera incluso desde cerca la impresión de un marco de madera. Una lámina de cubierta protege a su vez el material situado por debajo de la luz solar y otros factores atmosféricos.

Además, existe una amplia gama de productos de láminas de PLEXIGLAS® para  numerosos campos de aplicación adicionales. Por ejemplo, en las señales de tráfico, garantizan que estas sean bien visibles.  En las etiquetas, confieren una larga durabilidad u ofrecen protección contra manipulaciones. En cuanto a las  pantallas, permiten una iluminación uniforme.

Existen láminas de PLEXIGLAS® para distintos ámbitos de aplicación, entre otros, como guías de luz.